Inicio Castilla y León Madrugar más o cruzar por zonas señalizadas, consejos de la vallisoletana RiveKids...

Madrugar más o cruzar por zonas señalizadas, consejos de la vallisoletana RiveKids para un trayecto seguro al colegio

0

VALLADOLID, 15 (EUROPA PRESS)

Madrugar, dar ejemplo, enseñar normas básicas de seguridad vial, cruzar por zonas señalizadas, mochilas en el maletero, no aparcar en doble fila y aumentar las precauciones cuando se conduce por zona escolar son las siete recomendaciones para un trayecto seguro al colegio que aporta la ingeniería vallisoletana RiveKids, especializada en seguridad vial infantil.

RiveKids, en un comunicado recogido por Europa Press, ha recordado que son más de ocho millones de escolares y miles de profesores los qeu inician el curso en septiembre cada año y todos ellos llegarán a sus respectivos centros haciendo uso de la vía en distintos medios de transporte, incluso andando.

A este respecto, ha incidido en que esta realidad se repite a lo largo del curso y las cifras de víctimas por atropellos, menores de 14 años y cerca de los centros escolares, son “preocupantes” y, según la DGT, en 2019 un total de 1.627 menores de esa edad fue atropellado, 139 de ellos hospitalizados.

De los menores, 42 fueron atropellados por no respetar un semáforo, 256 por no cruzar por el paso de peatones, y 48 por andar por la calzada de forma antirreglamentaria.

“Con solo madrugar 5 minutos más, estamos deshaciendo una cadena de problemas, que aumentarán la seguridad vial de los menores y sus familias”, ha señalado José Lagunar, experto en seguridad vial y director general de RiveKids.

RiveKids ha explicado que, después de estudiar la entrada y salida al colegio de los niños durante los últimos seis años, tienen “claro” que la “tónica general” de muchas familias es aparcar en doble fila, cruzar con el semáforo en rojo o directamente por “cualquier lado” bajo las premisas de “llego tarde”, “no llego a tiempo” o “tengo prisa.

Por eso, consideran que al igual que un niño aprende materias, aprende a cumplir horarios o a superar exámenes, también puede aprender seguridad vial, por ejemplo, cuando dos días al año un policía local visita el aula y les da una clase de seguridad vial.

Pero luego rápidamente puede “desaprender” seguridad vial, como consecuencia de los malos hábitos familiares, donde los menores sufren o participan de infracciones viales en la entrada y salida del cole.

PERFILES FAMILIARES

Así, la ingeniería vallisoletana ha detectado que existen diferentes perfiles sociológicos entre las familias en relación con la seguridad vial.

El primero es el que ha calificado de “familia modelo: los responsables”, una familia más comprometida con la seguridad vial no aparcará en doble fila, no cruzará la calle sin mirar, no cruzará por un sitio distinto al paso de peatones, no se saltará un semáforo en rojo, siempre llevará al niño en un sistema de retención infantil adecuado a la talla y peso del niño, etcétera.

A continuación estaría la familia responsable, pero “hoy tengo una excepción”, que es la que cumpliría siempre las normas de circulación menos cuando tiene prisa u otras circunstancias que consideran excepcionales. “Aquí el niño desaprende cuando ve a los demás hacerlo mal y además se le educa en la excepción, y en seguridad vial no hay excepciones”, ha explicado RiveKids, que ha advertido de que el menor puede entender que si se tiene prisa se puede parar en doble fila o cruzar por el sitio que no es, “eso si, solo si hay prisa”.

Otro perfil sería el de la familia que “se escuda en los demás para no cumplir las normas”, que no se plantea si lo está haciendo mal “porque, sencillamente, todo el mundo lo hace mal”.

Finalmente, estarían los que RiveKids denomina “los irresponsables”, es decir, la familia que “a sabiendas no cumple las normas” y tiene siempre la prioridad, ya sea en tiempo o espacio, sin pensar en los demás y ponen en peligro a sus propios hijos y al resto de familias.

“Es importante que las familias se puedan reconocer en estos modelos, y hagan examen de conciencia, si están haciendo las cosas mal, en algo tan vital como la seguridad vial. Los niños son esponjas de conocimiento, comportamientos y aptitudes. Por ejemplo, si un niño interioriza la seguridad vial desde pequeño, va a reducir la probabilidad de ser atropellado de mayor”, ha subrayado Lagunar.

En este sentido, ha señalado que madrugar es el “mejor consejo” para ir al colegio con seguridad porque se podrá ir en transporte escolar con tiempo para subir y bajar con seguridad, ir al colegio andando sin prisas, en bici con el casco bien ajustado y sin temeridades o se podrá colocar la mochila en el maletero y montar bien a un niño en la silla de coche. “Si madrugamos podremos aparcar el coche a unos minutos del cole y así hacer los últimos metros andando, si madrugamos”, ha añadido.

A este primer consejo, la empresa suman otros como dar un “buen ejemplo” a los hijos, ya que los padres son un referente para ellos, por lo que un cumplimiento de las normas de seguridad vial es primordial para tomar buenos ejemplos de conducta vial porque “la educación vial empieza en casa y debe continuar en el colegio”.

EDUCACIÓN VIAL

Precisamente otro consejo pasa por fomentar la educación vial y enseñar a los pequeños nociones tan simples como mirar a ambos lados de la carretera antes de cruzar, informarles de la importancia de llevar casco cuando montan en bicicleta o enseñarles a salir del coche siempre por el lado de la acera, pueden evitar gran parte de los atropellos.

No caminar por la calzada y cruzar por las zonas señalizadas es otra cuestión sobre la que RiveKids llama la atención, algo que es “muy común” entre los padres en las áreas cercanas a los colegios.

Asimismo, la ingeniería vallisoletana ha advertido de una conducta “muy peligrosa” como es que los niños viajen con la mochila puesta incluso dentro de su silla de coche, cuando estas deben ir en el maletero, puesto en el habitáculo es “un proyectil en potencia” en caso de accidente. Además, añaden, los niños deben ir con poca ropa, en su silla de coche adecuada a su talla y peso.

En la misma línea, aconseja evitar aparcar en doble fila, ya que un coche así estacionado perjudica doblemente, al quitar visibilidad a los peatones que cruzan, pero también al resto de conductores que circulan por la vía.

“Esta y otras malas costumbres llegan a los niños con un mensaje claro de que saltarse las normas de circulación, si está permitido”, ha insistido RiveKids, que finalmente recomienda aumentar las precauciones al circular por una zona escolar, ya que es posible que los niños irrumpan de forma precipitada en la calzada, por lo que es aconsejable reducir la velocidad cerca de los colegios o cuando se vea un autobús escolar parado.

También ha recordado la conveniencia de no estacionar en la acera, pues se obliga a peatones a invadir la calzada, y no usar móviles o cualquier otro dispositivo dispositivos que puedan reducir la atención.

Por último, José Lagunar, experto en seguridad infantil recuerda que, en todos los trayectos que se realicen, se debe llevar a los hijos de una “forma segura”, es decir en una silla de coche (sistema de retención infantil, SRI) adecuada a su altura y peso, que esté correctamente instalada y ajustada.

A este respecto, ha recordado que se recomienda que esta instalación sea en sentido contrario a la marcha hasta los 4 años, pues está probado que estos sistemas de retención son los más seguros y reducen significativamente las lesiones en caso de accidente vial frontal.