Inicio Castilla y León La Audiencia de Valladolid confirma que Wizink deberá anular 7.000 euros de...

La Audiencia de Valladolid confirma que Wizink deberá anular 7.000 euros de intereses de un socio de FACUA

0

VALLADOLID, 6 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial de Valladolid ha condenado a Wizink a anular los 7.000 euros de intereses de una tarjeta revolving de un socio de Facua, ratificando así un fallo anterior del Juzgado de Primera Instancia número 14.

Tras la actuación de FACUA Castilla y León, la Audiencia Provincial de Valladolid ha condenado a Wizink a anular el contrato de una tarjeta revolving de un usuario por considerar usurarios sus intereses, del 27,4% TAE, que también han quedado anulados. En menos de 3 años, la cantidad que reclamaba la entidad en concepto de intereses, casi 7.000 euros, superaba al importe del que había dispuesto el usuario a través de la tarjeta.

El tribunal confirma de este modo la sentencia de Primera Instancia número 14, que ya había condenado a la entidad a anular el contrato, así como todos los intereses, y a devolver al afectado 56 euros que había pagado de más con respecto a la cantidad de la que dispuso, según la información de FACUA recogida por Europa Press.

David P.D., residente en Valladolid, contrató en septiembre de 2015 una tarjeta de tipo de revolving con Wizink. En las condiciones se incluía una cláusula que establecía un interés del 27,4% TAE. Durante el tiempo de vigencia del contrato, el usuario dispuso de 6.894,14 euros.

En agosto de 2028, tras haber abonado ya 6.950,12 euros, el usuario consultó a la entidad sobre los intereses que aún quedaban pendientes. Wizink le informó de que todavía debía pagar un total de 6.963 euros.

Al considerar que esa cantidad era totalmente desproporcionada, David decidió acudir a FACUA Castilla y León para que ejerciera acciones en defensa de sus derechos. El equipo jurídico de la asociación comprobó que los intereses de la tarjeta revolving podían considerarse usurarios, por lo que reclamó a Wizink que anulara tanto el contrato como los intereses, tal y como dispone la normativa y como ha sido reconocido finalmente por la Justicia.