Inicio castilla-la mancha Junta mejorará tras el verano las prestaciones del servicio de teleasistencia hacia...

Junta mejorará tras el verano las prestaciones del servicio de teleasistencia hacia una atención también móvil

0

GUADALAJARA, 28 (EUROPA PRESS) (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Castilla-La Mancha sacará a información pública el decreto de teleasistencia después de verano para afianzarlo y mejorarlo con nuevos recursos que permitirán a los mayores y dependientes una teleasistencia móvil, es decir, fuera de sus viviendas, con el fin de que ante cualquier emergencia puedan ayudarles y localizarles.

Así lo ha indicado este viernes la consejera de Bienestar Social, Bárbara García, durante una visita al centro de atención telefónica del Servicio de Teleasistencia de Castilla-La Mancha, ubicado en Guadalajara, donde ha recordado a los periodistas que se trata de un servicio gratuito y abierto a todos los mayores de 70 años de la región que ha tenido que ser reforzado durante esta pandemia para dar respuesta a la soledad y preocupaciones de algunos mayores.

Según García, durante la pandemia se ha hecho un trabajo “de diez” por parte de los profesionales, que han acompañado y charlado más con los usuarios con el fin de escucharles, animales.

García ha avanzado que la intención es poner en marcha un catálogo que se irá adaptando a los tiempos con novedades para incorporar al sistema las nuevas tecnologías, aludiendo a lo que ha denominado un servicio de “telecuidado avanzado” que incorporará la visualización de los usuarios en algunos casos.

Ha explicado también que, ahora, la Consejería “no se va a quedar aquí” sino que va a ir a un servicio de teleasistencia “más avanzado” y ha adelantado que habrá algunas “innovaciones” con las que, además, esperan incrementar la demanda de usuarios de un servicio que genera “garantía y seguridad” no solo a mayores y dependientes sino a las familias.

Actualmente este servicio es fundamentalmente telefónico pero la propia titular de Bienestar ha admitido que en un futuro podría incorporar la videollamada. “Se trata de ir enriqueciendo el catálogo de prestaciones, fundamentalmente en aquellas zonas más rurales donde hay que fijar población y donde hay que conseguir que nuestros mayores puedan decidir si quieren seguir viviendo en sus hogares”, ha subrayado.

Una visita en la que García ha podido ver ‘in situ’ el servicio que se da a los mayores, fundamentalmente a los que están solos, a los que se facilitan unos dispositivos que llevarán colgados al cuello o en la muñeca y solo con pulsar el botón una persona se pondrá inmediatamente en contacto con ellos para ver lo que les pasa.

Bárbara García ha hecho hincapié en que el objetivo es que los mayores que lo deseen puedan seguir en su hogar pero sabiendo que ante un momento de emergencia se les podrá facilitar una respuesta rápida y estarán bien atendidos. Para la consejera este servicio es especialmente importante en el entorno más rural, ha apuntado.

En Castilla-La Mancha son actualmente 56.000 usuarios los que están haciendo uso de este servicio con 46.000 equipos, ya que algunas medallas o pulseras de emergencia son compartidas por el matrimonio o pareja o dos o más miembros de una misma vivienda, personas que son atendidas a través del servicio de teleasistencia por unos 150 trabajadores.

De las cinco provincias de Castilla-La Mancha, Guadalajara y Cuenca son las que registran un menor número de usuarios pese a que son las que tienen más zonas rurales despobladas, algo que la consejera ha reconocido que habrá que estudiar cuáles son las causas de estos datos.

El servicio de teleasistencia puede solicitarlo cualquier mayor de 70 años, está disponible las 24 horas del día y es público y gratuito. Hoy por hoy es más utilizado por mujeres, con un 60% de usuarias, frente al 40% de hombres, y pese a los datos, según García, es más efectivo en las zonas rurales.