Inicio Cantabria Dos años de cárcel para el conductor del atropello mortal en General...

Dos años de cárcel para el conductor del atropello mortal en General Dávila

0

El juicio se ha celebrado con conformidad de las partes

SANTANDER, 27 (EUROPA PRESS)

El conductor del atropello mortal que tuvo lugar en octubre de 2018 en la General Dávila de Santander y en el que fallecieron dos personas ha sido condenado a dos años de cárcel, uno por cada delito por homicidio por imprudencia grave.

Así se ha acordado en el juicio celebrado este miércoles contra él, en el Juzgado de lo Penal número cuatro de Santander, por conformidad de las partes y en el que el implicado también ha sido condenado a la privación de conducir durante dos años y medio por cada uno de los delitos, con lo que al término de ese periodo, cinco años en total, perderá definitivamente la vigencia del permiso.

Tras la vista, la jueza dictará sentencia en base al consenso alcanzado tras modificar el fiscal su escrito de acusación inicial, en lo relativo a las penas a imponer, ya que previamente solicitaba cuatro años de cárcel y seis de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores.

Al haber conformidad con la defensa del implicado, las partes no interpondrán recurso y será firme el fallo, que impone el pago de las costas al procesado.

En la sesión, su abogado ha interesado la suspensión de la pena de prisión, al carecer su representado de antecedentes penales, extremo al que no se ha opuesto la acusación pública.

Al respecto, la magistrada ha recordado al ya condenado que esa suspensión de la pena privativa de libertad está condicionada a que no cometa delito alguno desde ahora y durante el periodo de la condena en cuestión, es decir, dos años, ya que en caso contrario se revocaría dicha suspensión.

DISTRACCIÓN Y MEDICAMENTOS

Según el representante de la Fiscalía, el día del accidente el hombre circulaba con su vehículo por la calle General Dávila de Santander cuando, “a causa de una distracción”, se salió de la calzada e invadió la acera “sin disminuir la velocidad ni ejecutar maniobra evasiva alguna”, atropellando mortalmente a dos personas que se encontraban paseando, mientras que otras dos resultaron heridas leves.

Así, incumplió la obligación de todo conductor de prestar atención a la circulación en todo momento. Además, el implicado tenía pautada la ingesta de dos medicamentos, uno de los cuales tomó esa mañana, y a pesar de que se aconseja no circular bajo sus efectos, lo hizo. Así, debería haberse abstenido de conducir y el fármaco “pudo producir mareos o sedación”.

Por todo eso, el fiscal considera que se trata de homicidio imprudente por el que pedía cuatro años de cárcel, que finalmente ha rebajado a dos, uno por cada delito.

Los familiares de las víctimas han sido debidamente compensados por la compañía aseguradora del vehículo, por lo que renunciaron a solicitar indemnización alguna.