Inicio Asturias Intervención del Consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente

Intervención del Consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente

0

Presentación del proyecto de presupuestos para 2019 en la Comisión de Hacienda y Sector Público de la Junta General del Principado de Asturias

El presupuesto correspondiente a la sección 18 de la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente asciende a 189 millones y el de la Junta de Saneamiento, a 64,1, lo que hace un total de 253,1. Descontando los 12,3 millones que recibe de la consejería, contaremos con 240,8. Con ello se pretende hacer frente a las actuaciones y a las inversiones programadas en cada una de las cuentas de gasto correspondientes a las direcciones generales que sostienen las políticas de infraestructuras (carreteras y puertos), de urbanismo y ordenación del territorio, medioambientales (aire, agua y residuos) y de recursos naturales. La naturaleza del presupuesto es la realización de una previsión para un ejercicio, lo que, dadas las limitaciones reales, inevitablemente está vinculado a una opción: a señalar prioridades. La demanda es siempre ilimitada, la exigencia suele ser máxima, pero los recursos son finitos. Esto no es nada nuevo para nadie, aunque siempre es una poco sincera novedad para quienes nunca se han visto ni tienen la esperanza de verse ante la responsabilidad de ejecutar un presupuesto. La presentación de las cuentas está muy relacionada con la ejecución de las mismas. En este caso, damos cuenta de la ejecución de un presupuesto no aprobado, de una prórroga que técnicamente se refiere a la ejecución de los créditos que legalmente pueden llevar a cabo las actuaciones plurianuales y las contenidas en la ley de crédito extraordinario y en la autorización de endeudamiento aprobada en mayo. Quiero decir que el hecho de que haya o no presupuesto ordinario afecta a la ejecución, especialmente cuando se trata de obra pública que requiere disponer de proyectos técnicos que, a su vez, tienen que aprobarse tras la correspondiente contratación pública y luego proceder de acuerdo con unos tiempos que se corresponden con el plazo de licitación de las obras hasta que se adjudican y están en condiciones de ser ejecutadas, certificadas y asumidas. Vuelvo a referirme a este procedimiento, que no es un trámite particular o exclusivo de este ejercicio presupuestario, sino que es el de las condiciones generales con las que tiene que proceder la Administración pública en todo caso. Lo particular ha tenido que ver con la aprobación de la ley de crédito en mayo, y con la entrada en vigor de la nueva Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, que necesita su rodaje, que precisa resolver las muchas dudas que han surgido, esperar a tener las respuestas correctas después de las consultas, las deliberaciones de los servicios técnicos y jurídicos y las dificultades que incorpora en fases de incertidumbre jurídica, y las decisiones de los servicios. La necesidad de ajustarse al plazo temporal de la anualidad presupuestaria exige una rapidez reñida con los inevitables plazos y la resolución de esos interrogantes. Hubo que aprobar nuevos pliegos de contratación, hubo que hacerlo de acuerdo con otras decisiones que obedecen a criterios de oportunidad política y llevarlo a cabo con plenas garantías para el licitador y para la Administración licitante. Queríamos cumplir con el compromiso, con el acuerdo alcanzado con empresarios y sindicatos respecto a la incorporación multicriterio en los procedimientos de licitación de obras: no solo precio, sino cláusulas sociales, laborales y ambientales. Ha sido más complejo y ha durado más de lo que quisiéramos, provocando un retraso considerable en la licitación; pero esto es una realidad inherente, hoy por hoy, a los procedimientos de contratación de nuestra consejería. Antes de señalar los principales acontecimientos de los diferentes programas, me referiré a algunos de los asuntos, a nuestro juicio, más relevantes del proyecto de ley de presupuestos. La aprobación de la Ley de Transporte y Movilidad Sostenible señala un horizonte de objetivos nuevos y significará una orientación distinta desde el próximo ejercicio presupuestario, tanto para la concepción de nuestro marco competencial en transporte como en la orientación de la movilidad sostenible. El área metropolitana y su dimensión como proyecto Asturias; los planes de penetración ferroviaria y el metrotrén, en Gijón, con su consiguiente impacto urbanístico; la supresión de la barrera ferroviaria y la ronda Norte, en Avilés; o, ya en Oviedo, la solución de la conexión este–oeste, la definición del bulevar de Santullano como respuesta de entrada en la ciudad, o la actuación que se impulsará en 2019 en el barrio de El Cristo-Buenavista son algunas de las principales iniciativas. En lo que respecta a la gestión ambiental, 2019 es un ejercicio que cuenta con un Plan de Residuos aprobado, con protocolos de actuación para velar por la calidad del aire, con recursos para mejorar los equipos técnicos y humanos en las tareas de control e inspección y con nuevos marcos normativos. Un año que se orienta también hacia la planificación estratégica en materia de abastecimiento y saneamiento de agua. Seguiremos combatiendo algunas de las especies invasoras que requieren esfuerzo técnico y económico. Se renovarán los planes de gestión de los espacios naturales y se abordarán los retos de la movilidad en el conjunto de la comunidad, especialmente en el área metropolitana. Nuestras infraestructuras reclaman un compromiso y un esfuerzo claros en mantenimiento y conservación, un compromiso que debe manifestarse en 2019 para convertirse en una orientación política de futuro, clara y decidida. Incorporamos también a estas cuentas los trabajos que den respuesta a dos grandes actuaciones: la variante de Llanera y Bobes-San Miguel de La Barreda, con el propósito de analizar el alcance de una posible solución público-privada. El presupuesto es, en definitiva, la expresión económica de un conjunto de iniciativas decididas políticamente para un año. En este caso, contiene el compromiso de los grupos parlamentarios y partidos que lo han acordado. Una propuesta con las limitaciones propias de los ingresos previstos y de nuestra capacidad fiscal para financiar los gastos comprometidos. Este proyecto contiene un ejercicio de responsabilidad y un compromiso que merecen ser valorados. Expreso el reconocimiento de esta consejería y de los profesionales que forman parte de la misma al trabajo llevado a cabo y que se plasma en el acuerdo de esta ley. Paso ya a referirme a las actuaciones más relevantes por programas presupuestarios:  CARRETERAS 513H  Actuaciones de conservación y acondicionamiento En lo que respecta al capítulo 513H, Carreteras, y atendiendo a la importancia que se otorga a la seguridad, renovaremos pavimentos y restituiremos plataformas, actuaremos en travesías de poblaciones, instalaremos sistemas de protección de taludes y nueva señalización horizontal y vertical. En total, 78 actuaciones en más de 47 concejos, seleccionadas conforme a criterios de necesidad y equilibrio territorial. Estas iniciativas conforman un anticipo de lo que deberá constituir la exigencia de un programa de mantenimiento y conservación más ambicioso y bien dotado presupuestariamente. De los conceptos encuadrados en los programas de carreteras y transportes, conservación y movilidad son las actuaciones principales en esta materia y alcanzan, en términos absolutos, los 100,5 millones.  Renovación de maquinaria Contamos con un plan de renovación del parque móvil para las brigadas hasta 2024. En estos presupuestos, se incluyen partidas por más de 710.000 euros, que permitirán adquirir siete vehículos (3 camiones de brigada, dos furgones de apoyo y 2 todoterreno para los celadores).  Ejes y obras relevantes Iniciaremos las obras de acondicionamiento y ensanche de importantes itinerarios, como el tramo Navelgas-Naraval (Tineo), el eje Luarca-Pola de Allande, el tramo Escamplero-Granda (Las Regueras), el eje Los Campos-Trubia; el acondicionamiento de la carretera SC-2, en el tramo Rioseco-Soto de Agues (Sobrescobio). También el acondicionamiento de la carretera de Llonín (Peñamellera Alta), el ensanche y mejora de la AS-318 (La Arena-Ranón), en Soto del Barco, o la segunda fase del ensanche de la carretera CB-1, de Santa Eulalia de Cabranes, que dota a la capital del concejo de una vía de características adecuadas. Disponemos de consignaciones presupuestarias para acometer los estudios previos para la licitación, en régimen de concesión, del eje del Navia, la AS-12, Navia-Alto del Acebo, resolviendo el gran déficit de accesibilidad de esta zona del occidente; y la AS-17 entre Avilés y Riaño, en la cual se incluye la variante de Posada de Llanera y el tramo de autovía entre Bobes y San Miguel de La Barreda, eje estructurante del polígono de Bobes. Se finalizarán obras tan importantes como el acceso al Parque Empresarial del Principado de Asturias en Avilés (PEPA), y las del vial de acceso al Hospital Universitario Central de Asturias desde la autovía AS-II, en Oviedo, que además mejoran los tráficos en ambas zonas. También continuarán los trabajos de construcción del acceso a la plataforma logística Zalia para comunicarla con la Peñona y, a través de esta, con el puerto de Gijón y la autovía del Cantábrico A-8; así como los de los ejes interiores de la AS-22 (Vegadeo-Boal), tramo Samagán-Lagar, e Infiesto-Campo de Caso, en su tramo Bueres-Campo de Caso. Avanzaremos en la redacción de diversos proyectos de acondicionamiento, ensanche y mejora de carreteras, entre los que cabe destacar el de Campo de Caso-Bezanes (Caso) e iniciaremos otros como el de acondicionamiento del tramo La Marea-Bueres del eje Infiesto-Campo de Caso, y el de Aguasmestas – Pola de Somiedo, último pendiente para dotar a la capital del concejo de Somiedo de un acceso adecuado. Colocaremos también viseras antialudes en puntos especialmente vulnerables como la carretera de Sotres, en Cabrales.  Plan de inspección de infraestructuras Debido a la necesidad de salvar su difícil orografía, Asturias cuenta con 71 túneles y 1.034 puentes, elementos singulares que precisan de una atención especial por la trascendencia que podría tener un posible fallo estructural. Así, con vistas a evaluar el estado y determinar si es necesario acometer actuaciones por encima de las propias de conservación ordinaria, el Principado ha elaborado un plan de inspección de estos activos agrupándolos en conjuntos de tipología y características similares, que requieran estudios y actuaciones diferenciadas, para su progresiva contratación en lotes.  PUERTOS 514 B Como actuaciones más relevantes en materia portuaria se finalizarán las obras de reparación del espigón de El Puntal (Villaviciosa) y el relleno de las cavernas en el puerto de Cudillero. Asimismo, se iniciarán la recarga de bloques y la reparación del dique de San Esteban de Pravia. En el ámbito de la conservación, continuaremos con el plan de renovación de alumbrados portuarios, iniciado en el pasado ejercicio con los puertos más occidentales, y que actualmente se centra en el de Luarca. Proseguiremos con el programa de dragados de mantenimiento de calados en puertos y con las actuaciones de caracterización de sedimentos y vigilancia vinculadas a los mismos. El próximo ejercicio pondremos especial énfasis en las obras de mantenimiento de los puertos, incluyendo actuaciones como reparación de escaleras, accesos de pescadores, accesos a pantanales (Tapia de Casariego, Viavélez y Puerto de Vega), mejora de los sistemas de protección de taludes (Oviñana y Ribadesella), o renovación de pavimentos. Como actividad singular, se iniciará la redacción de un plan de adaptación de los puertos al cambio climático, para lo que estamos trabajando en la firma de un convenio con la Fundación Instituto de Hidráulica Ambiental de Cantabria. ….

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Nombre