Inicio Asturias ANPE detecta un descenso de casos de agresiones a docentes en Asturias,...

ANPE detecta un descenso de casos de agresiones a docentes en Asturias, pero sigue habiendo conflictos

0

OVIEDO, 2 (EUROPA PRESS)

La Coordinadora del Defensor del Profesor de ANPE Asturias, Montserrat Fernández García, ha afirmado este jueves que durante el curso 2020-21, se ha producido un descenso del número de casos con respecto a los dos últimos cursos, atendiendo a 33 docentes víctimas de acoso y/o violencia frente a los 50 atendidos en el curso anterior 2019-2020. “A pesar del descenso de casos, las cifras indican que se está lejos de erradicar las situaciones de conflictividad en los centros escolares”, señala.

Desde el curso escolar 2006, que fue cuando se puso en marcha el Servicio en Asturias, se han atendido un total de 428 casos y si se comparan porcentualmente los datos con los del curso 2019-20, ha aumentado el número de casos en la etapa de Educación Infantil y Educación Primaria y han bajado en Educación Secundaria y Ciclos Formativos.

Montserrat Fernández cree, además, que la tendencia es a la consolidación: “el profesorado vive con incredulidad la degradación de la profesión docente y de la calidad de la enseñanza, al recibir instrucciones de la administración para que se permita promocionar y titular sin importar el número de asignaturas suspensas. Los docentes deben percibir su importancia en la sociedad mediante hechos tangibles”.

Para ANPE es obligado recuperar el prestigio de la profesión y hacerla atractiva para los nuevos titulados, “lo que requiere mejorar las retribuciones, reducir las jornadas parciales y el horario lectivo, dar continuidad a la carrera profesional y hacer una inversión en formación para el desarrollo profesional y en recursos materiales”, explica la Coordinadora del Defensor del Profesor de ANPE Asturias.

Además, el sindicato incide en que los docentes deben sentirse respaldados y protegidos por la Administración, saber que cuentan con los medios para desempeñar su trabajo y constatar que existe ‘tolerancia cero’ hacia cualquier tipo de actuación o actitud que impida la correcta convivencia entre los miembros de la comunidad educativa o lesione sus derechos o su imagen pública.

“No puede permitirse el acoso, en cualquiera de sus variantes y dirigido a cualquiera de los miembros de la comunidad educativa, pues la aceptación de situaciones de acoso o violencia es incompatible con la mejora de la convivencia en los centros y contraria a lo que queremos transmitir a nuestros alumnos y futuros ciudadanos”, añade Fernández García.

Entre los casos más llamativos se encuentran 28 faltas de respeto hacia el profesorado; 15 casos de acoso y falsas acusaciones por parte de las familias; 9 docentes que reconocen que han tenido problemas para dar clase; 8 denuncias de familias; 4 casos de agresiones físicas hacia docentes y 3 casos de uso de las Nuevas Tecnologías como herramienta de acoso (Fotos, grabaciones, publicaciones en Internet, falsos perfiles, ciberacoso, acoso telefónico).

Y las consecuencias se traducen en que el 100% de los casos presentan cuadros de ansiedad. Seis docentes presentan un estadode depresión, otros seis han causado baja médica por culpa de esa situación y 4 docentes reconocen que dicha situación les genera estrés.

Por último desde ANPE destacan que la pandemia ha puesto de manifiesto que la falta de inversión en recursos humanos y materiales es un lastre para la Educación, con efectos perjudiciales directos para el alumnado, especialmente para los más desfavorecidos socialmente. “Es imprescindible situar la educación en el centro de los intereses y prioridades de la sociedad. Los profesores son el pilar fundamental de cualquier sistema educativo”, asegura Montserrat Fernández García.