Inicio Aragón Zaragoza Soro: “Tenemos que decidir si para determinadas actividades tiene que haber una...

Soro: “Tenemos que decidir si para determinadas actividades tiene que haber una declaración de impacto paisajístico”

0

La web www.aragonparaticipa.es está abierta para recibir propuestas ciudadanas a incorporar a la Directriz del Paisaje de Aragón

ZARAGOZA, 2 (EUROPA PRESS)

El consejero de Vertebración del Territorio, Movividad y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, ha afirmado: “Tenemos que decidir, con la participación ciudadana, si para determinadas actividades tiene que haber una declaración de impacto paisajístico”, lo que contemplará la Directriz Especial del Paisaje, que está confeccionando el Departamento y cuyo proceso de participación pública está abierto hasta el 11 de diciembre.

En una entrevista concedida a Europa Press, Soro ha recalcado que “lo primero que hay que proteger es a la gente que habita el territorio” y que “hay paisajes que pueden tolerar mejor que otros la actividad humana”.

Ha explicado que la Administración regional elaboró –entre 2004 y 2019– los mapas de paisaje de las 33 comarcas, que “hay que tener en cuenta” porque incluyen la descripción de los paisajes, lo que facilitará la confección de las declaraciones de impacto paisajístico.

Estas declaraciones deberán tender a “minimizar el impacto” de la actividad humana en el paisaje, algo “tan sencillo como si una actividad en determinado lugar puede generar un efecto nocivo” o si es necesario plantear una ubicación alternativa si un paisaje presenta “un alto grado de conservación”, también si es conveniente fijar medidas compensatorias ante la degradación.

“Esto es sobre lo que tenemos que reflexionar”, ha agregado, haciendo notar que no solo se trata de llevar a cabo esta tarea en el caso de las instalaciones eólicas o fotovoltaicas, sino en general, en la actividad humana, como la construcción de carreteras o cualquier actuación que transforme el paisaje.

Soro ha dejado claro que “la Directriz no va a determinar ubicaciones de ninguna actividad, sino que va a establecer parámetros para que en el futuro las actividades tengan en cuenta el impacto paisajístico” y se revisen los mapas de paisaje.

“Hay que decidir qué tipo de actividad puede tener cada paisaje porque no es lo mismo un paisaje degradado que otro de alto valor y, sobre todo, que la propia gente que vive en el territorio sea consciente de todo ese potencial” ya que “además de ser un elemento de identidad, el paisaje es un motor de desarrollo económico”, por lo que “una de las claves es ser capaces de combinar el desarrollo económico y social, el arraigo de la población, con la protección, gestión y ordenación de nuestros paisajes”.

“Queremos que el desarrollo económico se efectúe dentro de los parámetros de respeto medioambiental porque la cuestión es que el propio paisaje es un motor de desarrollo, y se trata de que no haya determinadas actividades que, por afectar negativamente al paisaje, impidan otras actividades”, como el turismo, lo que exige “buscar fórmulas de equilibrio, de coordinación” estableciendo “criterios generales”.

RENOVABLES

Por ejemplo, se analizará el impacto visual de las instalaciones de energías renovables, ha avanzado Soro, quien ha aclarado: “No se trata de que no las desarrollemos” porque, de hecho, “llevamos décadas reclamando que tiene que haber renovables”, sino que “se trata de que se ubiquen en los lugares donde se permita ese desarrollo energético, que todos queremos, pero también otros desarrollos del territorio en otras claves”, por ejemplo el turismo.

Por ello, estas infraestructuras se deberán instalar “donde más respetuoso puedan ser”, en realidad un criterio que se aplica desde hace “muchos años” en materia medioambiental, ya que la legislación obliga a salvaguardar los lugares de interés comunitario (LIC) y las zonas de especial protección para las aves (ZEPA) y, en general, “cualquier entorno que tenga protección medioambiental”.

Para el consejero “esta no es una directriz de energías renovables, no lo es ni puede serlo”, sino que es una norma de ordenación del territorio que impulsa el Departamento de Vertebración del Territorio porque es el que va a gestionar esta materia.

Sin embargo, las energías renovables son “una de las actividades con incidencia territorial que más claramente van a incidir a corto plazo en nuestros paisajes” y ha enfatizado: “No autorizamos ningún proyecto” desde este Departamento, que no contiene ningún órgano de gestión medioambiental y carece de competencias para ello.

“No somos el INAGA”, ha insistido José Luis Soro, puntualizando que “si hay colindancias, se emite un informe territorial”. “Es evidente que las renovables son uno de los elementos que los próximos años más van a poder transformar el paisaje”.

AYUNTAMIENTOS

“Tenemos la obligación de preservar el paisaje y, por lo tanto, de evitar ataques y, en el caso de que sea inevitable, que siempre haya medidas de restitución”, ha expresado Soro, para quien es imprescindible abrir “este proceso de reflexión”, planteando los objetivos y a continuación las estrategias para evitar “incurrir en contradicciones” y conseguir “cosas factibles, que lo que plantee la Directriz pueda ser cumplido”.

Ha asegurado que “el protagonista de todo lo que hagamos en todos los ámbitos de acción política ha de ser quien vive en el territorio”, remarcando que los ayuntamientos son “portavoces del sentir mayoritario de los vecinos”.

Soro ha dicho que “lo que no puede ser es que diseñemos políticas desde el Pignatelli o La Moncloa sin escuchar la opinión de los destinatarios de esas decisiones, lo que pasa muchas veces, especialmente desde La Moncloa”, por lo que “los ayuntamientos tienen que ser los protagonistas”.

“La participación es clave en la elaboración de políticas, también en la gestión y el desarrollo de las mismas”, ha continuado Soro, quien ha recalcado que no solo deben participar las administraciones locales, también la ciudadanía directamente. La Directriz del Paisaje determinará cuáles son los órganos de participación, algunos de los cuáles pueden ser órganos que ya existen, como el Consejo de Ordenación del Territorio de Aragón (COTA), que tiene “una amplísima representación” social e institucional.

POBLACIÓN Y PAISAJE

El titular de Vertebración del Territorio ha comentado que “hay una componente humana esencial en el paisaje, tal y como lo entiende el Convenio Europeo y nuestra Ley de Ordenación del Territorio; hay un protagonismo, evidentemente, de la población en el paisaje”.

Soro ha subrayado que “se trata de impulsar la actividad económica desde un punto de vista sostenible y respetuoso con el paisaje”, precisamente una de las motivaciones de la Directriz que el Departamento está elaborando, con la intención de terminarla en menos de un año, y para la que ya se ha abierto el proceso de información pública, con la posibilidad de realizar propuestas ciudadanas a través de la web del Ejecutivo regional (www.aragonparticipa.es).

En Aragón “hay paisajes muy diferentes” y la Directriz establecerá los procedimientos para la protección, gestión y ordenación de los mismos. Una de las posibilidades es crear “una figura especial” para los paisajes mejor conservados.

Ha recordado que “el paisaje puede ser tanto natural como artificial, tanto de gran calidad como degradado, tanto urbano como rural” y se extiende a lo largo de todo el territorio, con una gran diversidad.

José Luis Soro ha observado que el paisaje conlleva una “percepción subjetiva” y ha hecho hincapié en que “no solo es el natural, sino también el antropizado, como Canfranc (Huesca), que “hasta que se decidió construir una estación internacional” –inaugurada en 1928–, “era una montaña sin árboles y el cauce original del río Aragón iba por donde está ahora la estación” y se desvió su curso para levantar esta infraestructura y se plantaron árboles, por lo que desde entonces “ese es nuestro paisaje”.

Los pantanos son otro ejemplo de paisaje antropizado. “Ahora ya forman parte del paisaje”, lo que “es una gran oportunidad” en este aspecto.