Inicio Aragón Huesca Montanuy (Huesca) vive una noche “para el recuerdo” con el homenaje al...

Montanuy (Huesca) vive una noche “para el recuerdo” con el homenaje al músico Pau Donés, en el Festival SonNa

0

MONTANUY (HUESCA), 25 (EUROPA PRESS)

Montany ha sido este sábado escenario de una noche “para el recuerdo”, con el concierto en homenaje a Pau Donés. Su banda, Jarabe de Palo, y las voces de Elem; Marina, de Ojos de Brujo; Travis Birds; Pecker; La Mari, de Chambao, y Adriá, de La Pegatina, han recordado al músico fallecido en junio de 2020 a causa del cáncer.

La actuación ha formado parte de la programación del Festival ‘Sonidos en la Naturaleza’ (SonNa Huesca) 2021, organizado por la Diputación Provincial de Huesca, para llevar la cultura a lugares emblemáticos y al aire libre de las diez comarcas altoaragonesas.

La institución provincial ha reconocido que quizá lo más emotivo de la velada ha sido lo sucedido en el ‘backstage’, en la prueba de sonido y en el pueblo de Montanuy. Algunos músicos han ido a ver al padre de Pau, que ha excusado su asistencia muy emocionado. También el hermano de Pau Donés, Bernat, ha enternecido a la organización del SoNna Huesca cuando él mismo ha roto en lágrimas expresando su profundo agradecimiento, en especial, a Luis Calvo.

En la prueba de sonido, que se ha oído desde el pueblo, el que fuera productor de Jarabe de Palo, Micki Forteza, ha asumido las riendas del espectáculo y se ha fundido en sonrisas, cercanía y complicidad con todos y cada uno de los artistas que han tenido el comprometido papel de sustituir la voz de Pau Donés en su histórico repertorio.

El escenario de este homenaje ha sido un prado atalaya sobre la cuenca del Noguera Ribagorzana, con moles calizas dominando el paisaje. Antes de salir a tocar, se ha proyectado la entrevista que Pau Donés concedió a Jordi Évole poco antes de fallecer y que lleva por título ‘Eso que tú me das’.

Tras la presentación del concierto, a cargo de Nuria Vicens, ha abierto la banda de Jarabe de Palo con Micky Forteza al frente y Alex Tena a la batería, el cubano Jimmy Jenks al saxo, Jaime de Burgos en los teclados, Jordi Vericat al bajo y David Muñoz a la guitarra.

La primera en subirse ha sido Marinah, la cantante de Ojos de Brujo, que ha calentado el ambiente con ‘2 días en la vida’ y ‘Depende’; luego le ha tocado a la más joven, Travis Birds. Después, Pecker ha sido cómplice de la banda al interpretar ‘Lado Oscuro’ y ‘Bonito’.

Elem y La Mari, de Chambao, han llenado el escenario de sonrisas y cercanía, y Adriá, el cantante de La Pegatina, ha sido el encargado de subir el volumen y el ritmo, y de hacer partícipe al público con ‘La Flaca’ y ‘Grita’. Poco antes, ‘Humo’ lo ha cantado el propio Pau Donés, gracias a las nuevas tecnologías –sampler–.

CONTROL DE ACCESOS

El control de accesos ha funcionado gracias a la Guardia Civil y voluntarios de Montanuy y, de este modo, el pueblo ha vivido un gran día de fiesta. Porque nadie de esta localidad se lo ha querido perder, incluidos sus amigos, toda la cuadrilla del artista. Entre el público, Bernat Donés; el presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia; la vicepresidenta, Elisa Sancho y la diputada de Cultura, Maribel de Pablo, o la alcaldesa de Montanuy, Esther Cereza.

Por otro lado, el viernes actuó el grupo catalán Manel en el castillo de Viacamp. Su cantante, Arnau Vallvé, ha agradecido a los espectadores la caminata de media hora que habían tenido que hacer desde la oficina de turismo de Viacamp hasta su fortaleza. “Nunca, nuestro público había hecho tanto esfuerzo por venir a vernos”, ha bromeado.

ESTE DOMINGO

Este domingo, el SoNna deja provisionalmente la Ribagorza para desplazarse a la plaza Domingo Miral de Ansó, en La Jacetania, que acogerá la actuación del malabarista Jesús Velasco Otero, más conocido como ‘Xampatito Pato’, que presenta la pieza de circo ‘Só’, premiada en una decena de festivales.

En la obra, el artista realiza malabares con todo tipo de objetos, pero sobre todo cajas, muchas cajas de puros, más de cien. ‘Só’ habla de un personaje un tanto raro que lleva al espectador a un mundo estúpido y surrealista.