Inicio Aragón Zaragoza La Federación Aragonesa de Pesca pide autorizar esta práctica en el Parque...

La Federación Aragonesa de Pesca pide autorizar esta práctica en el Parque del Agua para niños y mayores

0

ZARAGOZA, 18 (EUROPA PRESS)

La Federación Aragonesa de Pesca y Casting ‘www.fapyc.es’ ha apostado por autorizar esta práctica deportiva y de recreo en el Parque del Agua Luis Buñuel de Zaragoza para niños y personas mayores, así como habilitar zonas en el río Ebro a su paso por la ciudad que estén “cuidadas” y destinadas a esta actividad, dejando virgen el resto de tramos urbanos, facilitando su uso para otro tipo de deportistas.

El presidente de la federación, Víctor Otal, ha explicado en declaraciones a Europa Press que su objetivo es reunirse con el alcalde, Jorge Azcón, para exponerle esta propuesta, ya que el Consistorio es el propietario del parque y, después, acudir al Gobierno de Aragón, una vez recabado el beneplácito del Ayuntamiento.

“Estoy seguro de que al alcalde le va a parecer muy bien”, ha dicho Otal, que ha confiado en que el Ejecutivo autonómico levante en 2022 la veda que existe actualmente sobre las masas de agua de ese espacio, fijando un sistema de uso “para niños y mayores”.

Otal ha lamentado el “menosprecio” a este deporte y ha recordado que a pesar de que Zaragoza fue sede en 2008 de la Exposición Internacional del Agua, en ese evento no se prestó atención a esta práctica, cuando es “la actividad más antigua del hombre” en el medio hídrico.

Precisamente, a raíz la Expo de 2008, se creó el Parque del Agua, que posee unas balsas “largas y bastante anchas, llenas de peces, junto a la noria, escenario ideal para cursos de niños, pero sobre todo para nuestros mayores”, quienes pudieron durante unos años “pescar allí unos pocos días al año”, a través de los clubes de veteranos, algo que ahora no es posible porque es una zona vedada.

Para estas personas, “es un gran engorro tener que coger autocares para llegar a diversos embalses de nuestra geografía donde celebrar sus competiciones sociales o sus salidas de recreo”, mientras que al Parque del Agua se puede ir en autobús urbano y “es magnífico para ellos”.

ZONA PARA NIÑOS

Otal ha detallado que, desde esas balsas, el agua recorre todo el parque, una zona con una gran población piscícola, “magnífica para los niños”, pero que también está vedada. Ha apostillado que cuando no lo estuvo tampoco estaba autorizado su uso. A su entender, ésta es una zona “perfecta para la práctica de este deporte” y es “increíble” que esté prohibido.

Por lo que se refiere al tramo urbano del río Ebro a su paso por la capital aragonesa, ha precisado que legalmente se puede pescar en él, pero “las condiciones son muy malas”, y lo mismo que ocurre en sus afluentes, el Huerva y el Gállego, en la zona de desembocadura, así como en el Canal Imperial en el tramo que atraviesa la capital aragonesa.

El presidente de la Federación Aragonesa de Pesca y Casting ha remarcado que no hay “ni un solo escenario” para poder practicar adecuadamente este deporte, cuando los pescadores “necesitan una plataforma que les permita colocar sus equipos y acceder a un nivel de agua más o menos estable”.

Ha contado que cuando se hizo el azud les prometieron una zona de este tipo donde está el embarcadero de Vadorrey, pero “todo quedó en nada”, lo que hace que Zaragoza, “conocida mundialmente por estar atravesada por un río mítico no ofrezca ni una sola posibilidad de pesca a sus habitantes”, cuando en la mayoría de los cascos urbanos de las ciudades que cuentan con ríos tienen zonas habilitadas y bien cuidadas para este fin.

PROPUESTA

Otal ha manifestado que además de la apertura del Parque Luis Buñuel para actividades de veteranos en la parte superior y de niños en los canales, desde la federación han defendido la construcción de un escenario de pesca en la zona del azud que pueda albergar al menos a una treintena de personas.

También ha barajado la posibilidad de adecuar una o dos zonas más de pesca en el Ebro y otras dos en el Canal Imperial, dejando “el resto de las orillas vedadas” con el fin de tener “perfectamente cuidadas las zonas habilitadas y el resto dejarlo virgen”, algo que permitiría a otros usuarios, como los remeros, acercarse a las orillas, “excepto precisamente en las zonas de pesca, donde remarían por la orilla contraria”, ha apuntado el presidente federativo.

Otal ha indicado que el Ebro, a su paso por Zaragoza, estaba tradicionalmente poblado, de forma mayoritaria, por barbos, pero su presencia se ha reducido notablemente, y ahora hay también carpa, alburno y siluro.

Cada especie tiene su técnica de captura, y carpas y siluro son las que más se buscan. Las primeras requieren de una posición estática del deportista y lanzar un aparejo plomado usando como cebo unos compuestos llamados pellets. El siluro también se puede obtener así, pero es más deportivo al lance ligero, andando por las orillas o dejándose derivar en kayaks o float-tubes, con señuelos artificiales.

APRENDIZAJE

El presidente de la Federación Aragonesa de Pesca y Casting ha reconocido que empezar a pescar de forma autodidacta puede ser muy negativo “pues suele implicar no tener éxito y abandonar” y por eso ha animado a acudir a las escuelas que hay en Zaragoza y en el resto de la comunidad autónoma, en las que suelen iniciarse los jóvenes.

En ellas, hay clases teóricas en invierno y con la llegada del buen tiempo se hacen salidas, tanto embalses, como a ríos. Alcanzada una cierta edad, como pueden ser los 14 años, los alumnos “normalmente se han decantado por una especialidad y ya hay escuelas enfocadas a mejorar el rendimiento de cara a la competición”.

Otal ha considerado que a raíz de los confinamientos a que ha obligado la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2, “se sale con más ganas”, pero no ha detectado un incremento del número de aficionados, aunque sí ha constatado que, por ejemplo, en la Escuela de Pesca Izarbe, del barrio de Torrero, esta temporada “se han apuntado bastantes muchachos nuevos, muchos de los cuales no tenían antecedentes de pescadores en el entorno familiar”.

Por lo que respecta a la federación, ha comentado que formar parte de ella supone pasar de aficionado a deportista e implica un compromiso con la defensa del medio ambiente, la práctica en exclusiva de la captura y suelta y poder competir –Aragón cuenta con varios medallistas mundiales–. Además, aporta ventajas, como un precio más reducido para disfrutar de los cotos de pesca, un seguro y asistencia jurídica.

En estos momentos, hay algo más de 4.500 federados en la región, mientras que el número de licencias de pesca expedidas en Aragón suele estar en unas 60.000 al año, de forma que solo el diez por ciento de los pescadores está federado, algo que también ocurre en otras disciplinas deportivas.