Inicio Aragón Teruel El Aeropuerto de Teruel, un hub industrial aeronáutico para luchar contra la...

El Aeropuerto de Teruel, un hub industrial aeronáutico para luchar contra la despoblación

0

El mayor aparcamiento de aeronaves de Europa amplía sus instalaciones para hacer frente a la creciente demanda

TERUEL, 27 (EUROPA PRESS)

El Aeropuerto de Teruel se ha convertido en un hub industrial aeronáutico internacional que, con su rentabilidad, contribuye a la lucha contra la despoblación en la provincia. Además, aunque ya es el mayor aparcamiento de aviones de Europa, está inmerso en un proceso de ampliación.

Este aeropuerto se encuentra en una localización privilegiada, a dos horas de vuelto de las capitales europeas más importantes y a tan solo dos kilómetros de la capital turolense. Sus instalaciones, a las que se accede desde la autovía Mudéjar, tienen conexión directa con el puerto de Sagunto y Valencia y con la Plataforma Logística Empresarial de Teruel (PLATEA).

Estas características lo han convertido en una de las piedras angulares de la logística aragonesa. Además, el clima de Teruel, seco y soleado, lo convierten en el emplazamiento ideal para el estacionamiento de aviones.

Este nudo de conexiones industrial nació en 2013 en el espacio que ocupaba el polígono de tiro de Caudé, que estuvo en funcionamiento desde 1954 y hasta 1992 y contaba con un campo de aviación. Al dejar de tener uso militar y pasar a ser suelo municipal, las administraciones públicas le buscaron una nueva actividad.

Así, y tras una reforma de cinco años, abrió sus puertas al tráfico aéreo, pero lejos de ser otro aeródromo más de pasajeros, se convirtió en el único de España especializado en el mantenimiento, preservación, estacionamiento y reciclado de aeronaves. Esta iniciativa pública, que opera bajo el nombre comercial de Plataforma Aeroportuaria Teruel (PLATA), se gestiona a través de un Consorcio, formado por el Gobierno de Aragón, al 60 por ciento, y por el Ayuntamiento de Teruel, al 40 por ciento.

“Es un proyecto por el que nos hemos de sentir muy orgullosos todos los aragoneses. Es un caso muy poco frecuente de una muy buena inversión de los recursos públicos”, ha señalado el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón y presidente del Consorcio, José Luis Soro, en declaraciones a Europa Press.

En este punto, ha considerado que fue un acierto convertir el campo de tiro en un aeródromo industrial: “Si nos hubiéramos empeñado en que fuera para viajeros habríamos fracasado, habríamos dilapidado los recursos públicos, como ha ocurrido en otras ocasiones”.

“Aquí, se tomó una decisión, muy acertada, de transformar el Aeropuerto de Teruel en un aeropuerto industrial y, dentro de esta categoría, especializarlo en el estacionamiento, mantenimiento y reciclado de aeronaves. Una decisión que fue un total éxito, visto con perspectiva”.

En esta línea, ha mencionado el importante consenso político que existe en lo referente al aeródromo. Aunque, en este momento, el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Teruel son de signos políticos distintos, ambas instituciones han trabajado juntas entendiendo que este proyecto está “por encima de cualquier diferencia política”.

La adaptabilidad de las instalaciones del Aeropuerto a distintas líneas de negocio y actividades, junto con un espacio aéreo libre de congestión, hacen que sea idóneo para diversas actividades. Así, se ha podido crear un nodo de I+D+i, de investigación aeronáutica, en materia de motores de cohete, de drones, de contemplación de la atmósfera a través de satélites. “Creamos nuevas áreas de trabajo gracias a esa gestión y a la búsqueda continúa de seguir explotando todavía más las posibilidades del Aeropuerto”, ha dicho Soro.

UNA “GRANDÍSIMA” HERRAMIENTA CONTRA LA DESPOBLACIÓN

El presidente del Consorcio ha evidenciado que esta instalación es “una grandísima herramienta para luchar contra la despoblación”. “Este aeropuerto en cualquier otro sitio, claro que sería de éxito, pero es que aquí la repercusión desde el punto de vista cuantitativo es importantísima”.

“Estamos hablando de 250 puestos de trabajo directos, que es muchísimo en términos absolutos, pero en términos relativos con la población de Teruel y con los problemas de despoblación que tiene la provincia, pues todavía es más”.

Ha detallado que gracias a los puestos de trabajo fijos que hay, y a los temporales generados por las obras de ampliación que se están desarrollando, el año pasado hubo casi 800 trabajadores registrados para entrar al Aeropuerto. “Eso es muchísimo, es casi un 80 por ciento más que el año anterior”.

AMPLIACIÓN

El buen funcionamiento del Aeropuerto de Teruel ha llevado al Consorcio a impulsar una serie de obras de ampliación en las instalaciones, que han sido declaradas Inversión de Interés Autonómico y de Interés General. Con esas actuaciones, este espacio, que ahora cuenta con 350 hectáreas, ocupará 195 más en un plazo de diez años y tras una inversión superior a 45 millones de euros.

La ampliación se está llevando a cabo en tres fases y permitirá crear 240 plazas nuevas de estacionamiento de aviones. Esta infraestructura ocupa 340 hectáreas y se extenderá hacia el sur, en rectángulo entre las actuales instalaciones, la carretera de acceso y la autonómica A-1512. De las 195 nuevas hectáreas, 170 se dedicarán a la campa de estacionamiento, que triplicará sus dimensiones.

En este contexto, ya se ha realizando una inversión de 25 millones de euros, en la ampliación de la plataforma de estacionamiento, la construcción de tres naves logísticas y un nuevo hangar de pintura.

Soro ha evidenciado que son conscientes de que la empresa que opera en el aeropuerto, Tarmac, necesita más espacio: “Lo que hacemos es actuar, siempre intentamos ir por delante de la demanda”.

PROYECTO VIABLE

En la buena rentabilidad del Aeropuerto de Teruel tiene mucho que ver Tarmac, la empresa que desarrolla la actividad de estacionamiento, mantenimiento y reciclado de aeronaves dentro de las instalaciones turolenses. Esta compañía hace que el proyecto sea viable desde el punto de vista económico.

Con su actividad, cubre “todos los campos en el ciclo de vida de la aeronave y sus componentes”, ha expuesto el director de Tarmac Aragón, Pedro Sáez. En concreto, la empresa cuenta en estos momentos con 113 aviones estacionados para su mantenimiento y preservación.

El negocio y la actividad de Tarmac en el Aeropuerto de Teruel ha ido creciendo “de forma sostenible” durante los ocho años que lleva operando en este espacio, y confían en poder ampliar su capacidad de estacionamiento con las obras que se están desarrollando.

De esta forma, Sáez ha desgranado que a finales de 2018 había 54 aviones estacionados, en marzo de 2019, antes de la pandemia, había ya 78, y la crisis sanitaria aumentó la cifra, ya que las compañías aéreas han requerido de más espacios de estacionamiento. Además, “este es un negocio muy global y tenemos aquí compañías aéreas de todo el mundo: Europa, Asia o Medio Oriente. Contamos con flotas de Airbus, Boeing, tanto aviones corto y medio radio como de largo radio”.

CRECEN LAS LABORES DE DESMANTELAMIENTO

Las labores de desmantelamiento, aunque solo suponen un 20 por ciento del negocio de Tarmac, también han ido creciendo en los últimos años. En 2019 se reciclaron siete aviones, mientras que en 2020 fueron 20.

“Antes de desmantelar un avión, se recuperan una serie de componentes de alto valor –como motores o tren de aterrizaje– porque los reclama el cliente, bien para su venta o para su utilización como repuesto–, en general, son unas 1.500 a 2.000 piezas las que se desmontan para ser utilizadas como repuesto y continuar su vida útil”, ha aclarado el director de la empresa en Aragón.

De lo que queda, Tarmac recupera para el uso aeronáutico el 94 por ciento del peso del avión –aluminio, acero o titanio– para uso industrial. El porcentaje restante se entrega a gestores autorizados y homologados para su tratamiento, de tal manera que se es perfectamente respetuoso con el medio ambiente”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Nombre