Inicio Aragón Avanzan con éxito los trabajos de recopilación de la toponimia del Sitio...

Avanzan con éxito los trabajos de recopilación de la toponimia del Sitio Patrimonio Mundial Pirineos Monte Perdido

0

Se han podido recopilar un total de 1.300 topónimos, muchos de ellos no registrados en la cartografía ya existente


También se han registrado las posibles variantes para referirse a un mismo lugar pues hay que tener en cuenta que existe una diversidad lingüística en el territorio y que varía en función de los pueblos y valles. Un ejemplo lo encontramos con el conjunto de cumbres de Monte Perdido, ya que recibe diferentes denominaciones: Tres Sorores, Treserols o Treseroles, siendo todas ellas correctas.

Además de anotar los nombres de los lugares, es fundamental ubicarlos de forma precisa, tanto en las fotografías como en los mapas. Al tratarse de una orografía tan compleja, no es posible visualizar todos los puntos en las áreas más escarpadas, de manera que para solventar este problema ha sido necesario recurrir a las fotografías tomadas sobre el terreno y desde diferentes puntos. Una vez que se han identificado los puntos y áreas, con sus respectivos nombres, se ha procedido a su geolocalización y su incorporación en un Sistema de Información Geográfica (S.

I.

G.). De este modo, se ha obtenido una base de datos espacial que contiene toda la información ligada a cada punto.

Recordar los viejos tiempos

Aparte del propio interés que tiene esta recopilación de toponimia, hay que destacar la excelente respuesta de todas las personas que, de un modo u otro, están colaborando en el estudio. Todas ellas consideran que este trabajo es muy importante, necesario y urgente, pues son conscientes de la gran cantidad de información que ya se ha perdido y de la que puede desaparecer en los próximos años.

Además, las entrevistas realizadas a las personas informantes poseen otro valor añadido, invisible y que no se puede plasmar en fichas o mapas. Se trata de la alegría y satisfacción que han sentido al tener la oportunidad de compartir sus conocimientos y saberes, revivir sus recuerdos del pasado y comprobar que sus vidas de trabajo y esfuerzo reciben un digno reconocimiento. A ello hay que sumar la emoción que han sentido al recordar momentos, vivencias y lugares de su infancia y juventud, que pasaron en sus pueblos de origen, en los puertos ganaderos durante el verano, en aquellas jornadas de caza y pesca, etc.

Una historia tras cada nombre

A pesar del gran número de nombres registrados, hay que tener en cuenta que gran parte de los topónimos utilizados hasta los años 40 del pasado siglo se han perdido para siempre, ya que nadie los registró y quienes los conocían han fallecido.

Mientras que en la actualidad nos referimos a los lugares mediante coordenadas X e Y, registrados con un GPS, un teléfono móvil o un programa informático, décadas atrás, los habitantes de estas montañas utilizaban su propio “sistema de geolocalización” basado en la utilización de topónimos. Mientras unos se refieren a áreas muy amplias, como el Puerto de Góriz o la Montaña de Sesa, otros identifican lugares muy precisos, como por ejemplo Japaniacha, Espluga Furno o Mallo d’as Pedreñas.

A través de este trabajo, quien lo desee tendrá acceso a la ubicación precisa de muchos lugares con nombres tan sonoros como Gorgueta Vallicarca, Puente Caixicarellas, Espluqueta Tandetardes, As Palizas, Cullumiana, Collata lo Lobo o Canal de Cricratacrac.

Hay lugares que fueron testigo de hechos poco conocidos, como lo que sucedió en O Grau as Novias, un barranco profundo y muy pendiente del Cañón de Añisclo. Ocurrió que un músico de Buerba con su acordeón tomó la ruta más corta, pero también la más difícil y peligrosa, para ir a las fiestas de Escuaín donde debía tocar. De camino, el pobre hombre se perdió, se le echó la noche encima y los vecinos de Escuaín tuvieron que salir con teas encendidas para orientarle y socorrerle.

El día de San Antón, los niños de Revilla acudían hasta la explanada denominada Laturio, junto a la Peña d’a Faixa. Una vez allí saludaban con los trucos y cencerros a los niños del pueblo de Escuaín, que hacían lo mismo desde la Punta o Castiello.

También se han recogido varios ejemplos de reloj solar, es decir, puntos rocosos de la montaña que eran observados durante el día para conocer la hora, en función de cómo el Sol los iba iluminando: Peña Mediodía para los de Escuaín y Revilla, el Garró del Diablo para los de Vió y Buerba, o la Faixeta Mediodía y la Peña o Reloj para los de Bestué.

El proyecto ha sido cofinanciado al 65% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) a través del Programa Interreg V-A España-Francia-Andorra (POCTEFA 2014-2020). El objetivo del POCTEFA es reforzar la integración económica y social de la zona fronteriza España-Francia-Andorra. Su ayuda se concentra en el desarrollo de actividades económicas, sociales y medioambientales transfronterizas a través de estrategias conjuntas a favor del desarrollo territorial sostenible.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Nombre