Inicio Aragón Zaragoza Álvarez recalca que UGT no va a aceptar ningún coeficiente que empeore...

Álvarez recalca que UGT no va a aceptar ningún coeficiente que empeore las condiciones de los que se jubilan antes

0

Ha asistido al 8º Congreso Regional de UGT-Aragón

ZARAGOZA, 19 (EUROPA PRESS)

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha señalado que el Gobierno debe ser consciente de que muchas de las personas que se jubilan anticipadamente lo hacen por necesidad. Por ello, ha sostenido que su sindicato no va a aceptar que se ponga en marcha “ningún coeficiente” que empeore las condiciones de estos trabajadores.

Así lo ha indicado después de que se haya conocido que el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones trabaja en una posible penalización de la jubilación anticipada, y durante su asistencia al Congreso Regional de UGT-Aragón, cita que se ha celebrado este lunes en el edificio World Trade Center de Zaragoza y en la que ha salido reelegido como secretario del sindicato en la región Daniel Alasltuey.

Al respecto de las jubilaciones anticipadas, ha dicho que seguir en el mercado laboral “no está al alcance físico de una parte importante de los trabajadores del país”, por lo que ha rechazado las pretensiones del Ejecutivo central.

“La gente que se jubila con 63 ó 64 años lo hace porque no tiene otra posibilidad, porque están en desempleo. El Gobierno sabe que la alternativa no es recortar las pensiones de esos trabajadores, es crear empleo para que esas personas puedan continuar su carrera profesional”.

Además, ha incidido en que hay mucho trabajo manual, lo que hace que ampliar la edad de jubilación no esté al alcance “físicamente” de muchos.

Para Álvarez, España gasta poco en pensiones, ya que respecto al PIB tres puntos menos que Alemania, cuatro menos que Francia y casi cinco menos que Italia: “Nosotros tenemos un problema de ingresos, no de gastos por eso no hay que cebarse con los futuros pensionistas de nuestro país”.

CINCO AÑOS COMPLEJOS

El líder de UGT ha esgrimido que, desde el último congreso confederal de UGT, han sido cinco años complejos, ya que en España se han celebrado tres elecciones generales, ha habido tres gobiernos diferentes y ha llegado la pandemia, justo en el momento en el que los sindicatos pensaban que encaraban con el Ejecutivo un proceso de negociación que iba a ser “una gran oportunidad” para recuperar “derechos y libertades”.

La pandemia ha hecho que durante el último año las centrales sindicales se hayan dedicado a “salvar a los trabajadores y a las empresas, que en este caso iban de la mano”. De esta forma, han destinado esfuerzos al desarrollo de herramientas de protección, como los ERTE.

Aunque ha considerado que estos instrumentos han sido útiles, hay que ser “humildes” y reconocer que durante la pandemia “mucha gente se ha quedado en el camino –fuera del mercado laboral– y hay que recuperarla”.

“Hay miles de compatriotas que hacen cola para recibir una bolsa de alimentos, que no tienen donde dormir, tenemos decenas de miles de personas que como consecuencia de la pandemia y de la falta de medios en los servicios públicos sanitarios, no han tenido la oportunidad de ser atendidos correctamente”. Ha apostillado que la administración española no está preparada para afrontar una situación como la actual.

Por ello, ha considerado que hay que exigir que el lema de que nadie se quede por el camino se convierta en una realidad. Sobre esto, ha reconocido que, desde UGT, sabían que el ingreso mínimo vital (IMV) nacía con las “alas cortadas”. El Gobierno tendría que haber hecho “una norma directa” que permitiera “atender las necesidades de manera inmediata”, aunque después se revisasen cada una de las prestaciones concedidas.

Álvarez también ha hablado de los ERTE: “Son un buen instrumento, que podríamos haber aplicado en la crisis del 2008”. Además, pueden abrir una puerta a su utilización en el futuro como “instrumento frente al despido”, tal y como se usan “en la inmensa mayoría de los países europeos”.

El secretario general de UGT ha recalcado que, durante meses, “colectivos importantes” del país han reclamado al Estado subvenciones, “porque efectivamente hay algunos sectores que lo están pasando muy mal”, pero ha sostenido que deberían también “humildemente” reconocer que el dinero “no emana de las fuentes”, y si no hay un sistema impositivo “no se va a poder atender a las necesidades de las empresas y de los ciudadanos”.

GLOBALIZACIÓN

“La globalización se ha hecho pensando en ella misma, en los intereses de los capitales”. Ha reflexionado sobre la falta que sufrió España de algunos productos al inicio de la pandemia y ha lamentado que no se fabricasen en Europa.

Esta misma situación, ha apuntado, ocurre con la vacuna. “Se critica a la Unión Europea y se dice que España estaría mejor si negociase fuera de ella”. Ha aseverado que esta premisa es falsa y que, si no fuese por la centralización de la compra de dosis, España no sería el quinto país de la UE con más personas inoculadas.

Ha criticado que la razón por la que no hay en la UE una vacuna es porque “el proceso de unidad” de Europa está “a medio hacer”. Así, ha abogado por políticas industriales comunes y propias, sobre todo en lo que se refiere a productos esenciales: “Es una cuestión de más Europa”.

GRAN SACRIFICIO

Pepe Álvarez ha comentado que el Gobierno central tiene que ser consciente de que las organizaciones sindicales han hecho un “gran sacrificio” desde el punto de vista reivindicativo durante este año de pandemia, pero que sus peticiones siguen estando ahí “y se tienen que ver” conjugando la movilización con la negociación.

“No tengo ningún empacho en reconocer que este es el mejor gobierno posible para los trabajadores de este país, pero eso no quiere decir que nosotros no seamos también el mejor sindicato de la historia de nuestro país, y el mejor sindicato es el que le hace saber al Gobierno cada día las exigencias y las demandas de los trabajadores”.

Por eso, UGT ha iniciado las movilizaciones para pedir la derogación de la reforma laboral, de la reforma de pensiones y la subida del salario mínimo interprofesional (SMI). En este punto, ha incidido en la importancia de demostrar la presión “en las calles”, para lo que ha reivindicado el Primero de Mayo.

Aunque ha confiado en que algunas cuestiones, como la reforma de las pensiones, se solvente antes del la conmemoración del Día del Trabajador. “La derogación de las reformas laborales será una realidad, hay que restablecer un reequilibrio en la negociación colectiva”.

FONDOS DE RECONSTRUCCIÓN

Sobre los fondos de reconstrucción que vienen de la Unión Europea, ha mencionado que pueden ayudar a salir de la situación y a que España recupere un papel importante en la industria. Por lo que ha agregado que se conforme una hoja de ruta para el futuro del país, para lo que ha pedido que el Parlamento español se ponga de acuerdo.

“Tenemos que responder a la necesidad de actualizar el sistema productivo de nuestro país desde el punto de vista de la investigación, del desarrollo, de la digitalización, estos son elementos básicos que van a darnos un futuro diferente”, ha precisado.

También ha apostado por una hoja de ruta del país que refuerce los servicios públicos, para que sean de calidad y suficientes. Además, ha opinado que las pymes no pueden quedarse fuera del proceso de reindustrialización.

SALARIO MÍNIMO

Por otro lado, ha defendido que no hay ninguna razón para que el Gobierno central no haya subido el SMI y ha recordado que sí que se ha hecho en otros países como Portugal, Francia o Alemania.

“No sé por qué se dice que afectaría a los más tocados por la crisis cuando no es así, la agricultura es uno de los sectores más incumbidos por el salario mínimo interprofesional y ha subido un 6 por ciento en el año 2020 en relación con 2019”. Ha añadido que hay que hacer un esfuerzo para “dignificar” el trabajo de los temporeros.

Ha apostillado que “clama al cielo” que “las mujeres que han estado atendiendo a las personas mayores durante la pandemia tengan un salario de 950 euros al mes”.