Inicio Noticias de Andalucía Túneles andaluces a prueba de emergencias

Túneles andaluces a prueba de emergencias

0

La Junta se ha marcado, a través de simulacros y obras de mejora, potenciar la seguridad y garantizar el mantenimiento de la decena de túneles de la red autonómica de carreteras


Una de las estructuras más llamativas de las carreteras, junto con los puentes, son los túneles. Pues bien, se están poniendo a punto ante posibles situaciones de emergencia. La red viaria andaluza, con cerca de 11.000 kilómetros de carreteras, cuenta con nueve túneles, más de la mitad concentrados en la autovía que conecta Jerez de la Frontera con Los Barrios.

La consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Marifrán Carazo, se ha marcado como prioridad la revisión y mejora de estas estructuras, dentro de un plan regional de análisis del estado de los puentes y túneles con el fin de contrarrestar «los años de abandono» a los que han sido sometidos, ya que «solo se actuaba cuando estaba en riesgo el servicio y con obras de emergencia».

El plan se anunció en febrero, pero la Consejería ya había puesto los cimientos a través de simulacros de seguridad y actuaciones de mejora que adaptaran los túneles a la normativa vigente. Los primeros ensayos de la seguridad de los túneles se efectuaron entre finales de 2019 y principios de año en el túnel de San Juan de Aznalfarache (Sevilla) en la conocida como autovía de Coria (A-8058) y en el túnel de los Omeyas en la Ronda Oeste de Córdoba. Desde el año 2013 no se efectuaba ninguna operación para comprobar el equipamiento de seguridad y emergencia de ninguna de estas dos estructuras.

A las 11 de la noche del pasado 12 de febrero, el centro de control del Túnel de Los Omeyas daba el aviso al 112 con un nivel 2 de emergencias. El cierre del túnel se produjo de forma automática y la Policía Local llegó la primera para establecer los desvíos alternativos de tráfico.

En muy pocos minutos el humo no dejaba respirar en el interior del túnel. Por fortuna, los ventiladores funcionaron a la perfección y facilitaron la tarea a los bomberos. El herido yacía con quemaduras en el interior de su vehículo. Una vez apagado el incendio, los servicios sanitarios pudieron evacuar a la persona accidentada, que cumplió bien su papel en el simulacro hasta que estuvo fuera de peligro. Todo ante la atenta mirada de técnicos y autoridades, como la propia consejera, Marifrán Carazo.

Los operarios trabajando en los preparativos para el simulacro de emergencia.

El túnel de Los Omeyas, en Córdoba, reúne unas características singulares, ya que discurre bajo las vías del AVE. Está compuesto por dos tubos independientes y unidireccionales con una longitud de 276 metros lineales y cuenta con el túnel corto de La Almunia, con 67 metros, en sus inmediaciones. Está situado en un entorno urbano con un volumen de tráfico de más de 50.000 vehículos al día.

A estas condiciones se suma un mantenimiento que se hace muy de cerca. De hecho, dispone de su propio centro de control en un lateral a la entrada del túnel. Su mantenimiento depende del Centro de Conservación de Almodóvar del Río, que cuenta con maquinaria y materiales suficientes para las tareas cotidianas y las emergencias, así como 26 operarios de los cuales cuatro están destinados exclusivamente a operadores del túnel.

El otro ensayo se produjo semanas antes en el túnel de San Juan de Aznalfarache. Este túnel, con 230 metros de longitud, depende del centro de control situado en el Centro de Conservación de La Pañoleta (Camas) a unos ocho kilometros de este paso inferior. El centro cuenta con vigilancia las 24 horas del día y los 365 días del año. El simulacro de incendio, en el que participaron una treintena de efectivos entre Bomberos, Guardia Civil, 112 Protección Civil y Policía Local, permitió conocer el buen funcionamiento de los dispositivos, además de observar posibilidades de mejoras tanto en el servicio de ventilación como en los posibles desvíos de tráfico en caso de emergencia.

Estos dos túneles ya han pasado su revisión. Pero habrá más. Así, se prepara para su revisión el túnel de Algodonales, que atraviesa un macizo rocoso situado en el punto kilométrico 48+351 de la carretera A-384. Este túnel es de un solo tubo bidireccional y tiene una longitud de 307 metros. También tendrá que someterse a su pertinente prueba el decano y más largo túnel de la red autonómica de carreteras: es el del Serrallo, con 835 metros y situado en la Ronda Sur de Granada. Desde 2013 no se había realizado ningún simulacro, aunque el túnel cumple con gran parte de los elementos de seguridad más relevantes, dispone de manual de explotación y cuenta con centro de control, circuito cerrado de TV, iluminación, ventilación y red de hidratantes.

Cinco millones para la Autovía Jerez-Los Barrios

La revisión no sólo es a través de simulacros, sino también a través de la adaptación a la normativa vigente. La Unión Europea estableció en 2006 los requisitos mínimos de seguridad de los túneles de la red transeuropea y nacional de carreteras. Dentro de las políticas de seguridad y mantenimiento, la Consejería está obligada a la adecuación de estas estructuras.

Actuación de los bomberos sofocando el incendio simulado en la Ronda Oeste de Córdoba.

En ello se encuentran cinco de los nueve túneles de la red autonómica: los cinco que se encuentran en la autovía A-381 que conecta Jerez de la Frontera con Los Barrios. Los criterios de mejora medioambiental y de seguridad llevaron a la construcción de estos túneles. Con el fin de garantizar una mayor integración paisajística y mejorar la permeabilidad transversal de la fauna, se construyeron a lo largo de 40 kilómetros de recorrido dentro del Parque Natural de Los Alcornocales 24 viaductos y estos cinco falsos túneles, que consisten en generar primero los desmontes, realizar un túnel mediante elementos prefabricados y cubrir después con tierra restituyendo la topografía original. La afección es mínima tanto en la superficie como en el paisaje.

El proyecto de adecuación de las instalaciones de los túneles de la A-381 a la normativa de seguridad estatal está en ejecución. Con una inversión de 3,6 millones de euros, se están llevando a cabo obras para subsanar las deficiencias que presentan estos túneles, especialmente en lo que se refiere a los detectores de humo, opacímetros, puestos de emergencia y señalización de salidas y de equipamientos de emergencias.

Son dobles túneles que suman una longitud total de casi 1.400 metros. Todos pertenecen a la red transeuropea y algunos de ellos tienen nombre, como el de Tablada, el de Valdespera o el de Valdeinfierno. Al igual que los anteriores, estos túneles se someterán a simulacros de accidentes, para comprobar cómo responden los elementos de seguridad. Pero eso ocurrirá una vez concluyan las obras a finales del presente año 2020.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Nombre