Inicio andalucía Visitas gratis, guiadas y teatralizadas al Monasterio de San Jerónimo desde el...

Visitas gratis, guiadas y teatralizadas al Monasterio de San Jerónimo desde el sábado

0

Los primeros sábados de cada mes hasta noviembre se podrá acceder a esta cita cultural con entradas reservadas desde la web municipal

SEVILLA, 21 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Igualdad, Educación, Participación Ciudadana y Coordinación de Distritos, impulsa el desarrollo de visitas gratuitas, guiadas y teatralizadas al Monasterio de San Jerónimo, realizadas por la Asociación Cultural BuenaVista Teatro y que comenzarán este sábado 26 de junio y finalizarán el 6 de noviembre, celebrarándose los primeros sábados de cada mes.

El Consistorio hispalense detalla en un comunicado que, con estas visitas, se recorrerán distintos momentos históricos relacionados con la historia del monasterio y los personajes que los protagonizaron, en un recorrido de una hora de duración por lugares del edificio en los que se representarán escenas que muestran acontecimientos históricos, episodios relevantes y otras curiosidades de este edifico y de la vida que albergó.

“Hace apenas una semana presentábamos en el Palacio de Marqueses de la Algaba uno de los ciclos culturales habituales de la ciudad durante el periodo estival. Ya entonces destacábamos la buena combinación de patrimonio y cultura en un mismo entorno, una garantía de éxito que también se produce en otros enclaves como el Real Alcázar, el Espacio Santa Clara o la Plaza de España con el respaldo municipal. Hoy presentamos otra propuesta para las noches de verano y otoño en nuestra ciudad, otra vez en un marco incomparable como es el claustro del Monasterio de San Jerónimo, que viene a complementar la apuesta por la cultura en verano del Gobierno local”, ha destacado la delegada de Igualdad, Educación, Participación Ciudadana y Coordinación de Distritos, Adela Castaño, durante la presentación de estas visitas teatralizadas, a la que también ha asistido Fernando de Carranza de Pablo, director y autor del libreto de la obra, y una representación del elenco.

Esta actividad, dirigida a todos los públicos y abierta a todos los distritos de la ciudad, se desarrollará de junio a noviembre de 2021, los días 26 de junio, 3 de julio, 7 de agosto, 4 de septiembre, 2 de octubre y 6 de noviembre. Cada día se desarrollarán tres pases, de una hora de duración –a las 20,00, 21,30 y 23,00 horas–. Cada uno de estos pases cuenta con un aforo limitado de 25 personas. Será necesario reserva previa a través de la web del Ayuntamiento de Sevilla, ‘www.sevilla.org’, donde se podrán reservar dos plazas por persona. La recogida de invitaciones se realizará en el Centro Cívico San Jerónimo en la semana de desarrollo de la actividad, en horario de 8,30 a 14,30 horas.

GRAN VALOR ARQUITECTÓNICO

El Monasterio de San Jerónimo de Buenavista, edificio de gran valor arquitectónico, histórico y artístico, fue construido y diseñado en estilo gótico flamígero entre 1414 y 1450 siendo su fundador fray Diego Martínez de Medina, un jurista laico perteneciente a la orden jerónima.

El claustro, originalmente, era de origen mudéjar y la iglesia era gótica, pero el estilo arquitectónico cambió por orden de Carlos V de Alemania y I de España, quien ordenó adaptarlo al Renacimiento por ser la moda imperante de la época. Todavía se conservan de este monumento el claustro principal, la torre del campanario y la imprenta, que por cierto fue una de las primeras españolas en el siglo XVI. De esta imprenta es de donde salen los primeros libros (no manuscritos) que parten a América.

Esta parte del edificio que albergaba la imprenta es la actual biblioteca pública de San Jerónimo. Otra curiosidad de este monasterio es que en el espacio subterráneo había una fresquera, lo cual se considera un antecedente del frigorífico, ya que era su función era albergar alimentos en un lugar fresco y seco.

El monasterio de San Jerónimo fue uno de los más poderosos de Sevilla, pero la desamortización de Mendizábal sumió al edificio en una agonía que se prolongó hasta el siglo XX. A lo largo de los siglos XIX y XX se convirtió en fábrica de vidrio, cebadero de cerdos, casa de vecinos y en domicilio particular, hasta usarse en la actualidad como un centro cívico.