Inicio andalucía El Hospital de Valme consigue dos premios en el congreso de la...

El Hospital de Valme consigue dos premios en el congreso de la Sociedad Andaluza de Cardiología

0

SEVILLA, 21 (EUROPA PRESS)

El servicio de cardiología del Hospital Universitario de Valme de Sevilla se ha alzado en el reciente congreso virtual de la Sociedad Andaluza de Cardiología con dos galardones: el ‘Premio Pedrote’ –dirigido a la mejor comunicación, por un estudio sobre el impacto del programa de la rehabilitación cardiaca, aportando como novedad el extenso período del seguimiento de los pacientes– y el premio al mejor caso clínico, que se centra en la dificultad terapéutica de la taquicardia ventricular incesante.

Según ha informado la Consejería de Salud y Familias en una nota de prensa, la comunicación ganadora del ‘Premio Pedrote’ ha sido realizada por el equipo de profesionales del servicio de cardiología formado por Alfonso Padilla Escámez, residente de tercer año; los cardiólogos María José Romero Reyes y Sebastián Rufián Andújar; el enfermero José Antonio Mora Pardo y el jefe del servicio, Francisco Javier Molano Casimiro.

Por su parte, el premio al mejor caso clínico ha sido presentado por Irene Esteve Ruiz, residente de cardiología que acaba de finalizar su formación MIR y que también ha sido la ganadora del galardón ‘accésit’ al mejor residente del Hospital Universitario de Valme 2021.

Según la Consejería, este trabajo aborda la complejidad de un tratamiento “exitoso” para la taquicardia ventricular incesante y la necesidad de la intervención multidisciplinar a cargo de intensivistas, cardiólogos clínicos, arritmólogos y hemodinamistas.

ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR

Según Salud y Familias, la enfermedad cardiovascular constituye una de las principales causas de mortalidad en el país y la primera causa de muerte en el mundo, a pesar de que sus principales factores de riesgo son conocidos y modificables.

En este sentido, la rehabilitación cardiaca es un programa asistencial dirigido a la prevención secundaria cardiovascular cuyos beneficios ya están constatados, mejorando la calidad de vida y el pronóstico de los pacientes. Sin embargo, existen pocos estudios sobre sus resultados e impacto sobre la salud de los pacientes a muy largo plazo.

Concretamente, el trabajo galardonado en el foro científico más importante para la cardiología andaluza analiza el impacto de la rehabilitación cardiaca sobre la mortalidad en más de una década de seguimiento de pacientes con intervencionismo coronario percutáneo. La muestra incluye a un total de 701 pacientes.

Por lo que se refiere a las patologías más frecuentes para las que se recomendó esta pauta, la encabeza el infarto agudo de miocardio (51,9%), seguido de la angina inestable.

Los investigadores concluyen, a través del estudio realizado con un seguimiento por espacio de once años, que el programa de rehabilitación cardiaca se asocia a una serie de beneficios pronósticos que persisten a largo plazo.

Es el caso de la reducción significativa de la mortalidad global, de la mortalidad cardiovascular y de la necesidad de hospitalización por insuficiencia cardiaca o reingresos hospitalarios tras un intervencionismo coronario percutáneo, influyendo tanto en un mejor pronóstico de los pacientes como en su calidad de vida.

Además, subrayan que la rehabilitación cardiaca no sólo presenta beneficios en términos de mortalidad tras un evento agudo cardiológico, sino también en pacientes sometidos a revascularización coronaria percutánea aunque todavía no hayan desarrollado insuficiencia cardiaca.

La unidad de rehabilitación cardiaca de este hospital sevillano tiene como responsable al cardiólogo Sebastián Rufián Andújar. Formada por un equipo multidisciplinar y dotada de una atención con carácter integral, centra su estrategia en ofrecer a los ciudadanos con dolencias cardiacas un completo programa asistencial ramificado en tres fases.

Según el jefe del servicio de cardiología, Francisco Javier Molano, el objetivo es “prevenir que se ponga en riesgo el corazón consiguiendo que los pacientes normalicen su vida tras el evento cardíaco y aprendan a vivir con su enfermedad”.

Así, desde que hace cerca de 30 años se implantara este programa asistencial, ya se han beneficiado del mismo cerca de 10.000 pacientes.