Inicio Andalucía Prioridad a los conciertos en FP de Grado Medio para complementar la...

Prioridad a los conciertos en FP de Grado Medio para complementar la oferta pública y atender la demanda

0
1602674996891ImbrodasParlamentoESTANDAR.jpg

Imbroda recuerda en el Parlamento que, pese a que los puestos han aumentado en 13.000, unos 30.000 alumnos no logran plaza cada año en estas enseñanzas


La Consejería de Educación y Deporte priorizará el concierto de unidades de Formación Profesional de Grado Medio y Básica además de la renovación de los conciertos actuales en Infantil, ESO y Primaria, tal y como recoge el proyecto de orden que regula los conciertos educativos que entrará en vigor a partir del curso 2021/22. Javier Imbroda ha informado en el Parlamento de la nueva norma que actualmente se encuentra en fase de audiencia pública.

Durante su intervención, el titular de Educación y Deporte ha destacado que la apuesta por la concertación de la FP de Grado Medio y Básica tiene como finalidad dar respuesta a la alta demanda de estas enseñanzas, en las que «año tras año se quedan miles de estudiantes sin plaza, unos 30.000 jóvenes». En este sentido, Imbroda ha señalado que el Gobierno andaluz «no concibe que los prejuicios ideológicos que obligan a algunos a negarse a concertar puedan estar por encima de nuestra obligación moral y legal de facilitar una plaza en un ciclo formativo».

Asimismo, el consejero ha asegurado que la concertación en estas enseñanzas complementaría la oferta pública y daría respuesta a un mayor número de demandantes sin poner en peligro la oferta pública de FP, que en los dos últimos cursos ha aumentado en 13.000 nuevas plazas.

Por lo tanto, la Consejería priorizará las solicitudes de los centros que tengan concertada la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), ciclos formativos de Grado Medio de la misma familia profesional e impartan la FP Básica en horario de mañana. También tendrán prioridad las solicitudes de ciclos formativos de FP Básica dirigidos al alumnado con necesidades educativas especiales y los de grado medio, especialmente los que tengan altos índices de empleabilidad.

Respecto al Bachillerato, Imbroda ha aclarado que «su concierto es la última de nuestras prioridades» y ha detallado los criterios por orden de prelación que establece la norma para la concertación de estas enseñanzas y las de FP. Así, se tendrá en cuenta en primer lugar la renovación de unidades concertadas, seguida por la transformación de unidades concertadas de Bachillerato o FP con bajas tasas de empleabilidad en unidades de FP con alta demanda en el mercado laboral; en tercer lugar, la transformación de un Bachillerato en otra modalidad para atender la demanda de los alumnos; en cuarto, el concierto de nuevas unidades de Grado Superior de FP. Para ello tienen que ser ciclos que presenten un alto índice de empleabilidad y sean impartidos por centros que tengan concertados ciclos de Grado Medio de la misma especialidad. El último requisito sería el concierto de nuevas unidades de Bachillerato en aquellos centros que tengan concertada la ESO y estén impartiendo el Bachillerato aunque no concertado a la fecha de entrada de la orden.

Para los conciertos del resto de enseñanzas (Infantil, Primaria y ESO) la norma no establece ningún cambio.

En la actualidad, Andalucía tiene concertadas 953 unidades de Educación Especial, 102 unidades de Programas de Transición de Vida Adulta, también de Educación Especial, 2.077 de Infantil, 4.502 en Primaria, 2.974 en ESO, 260 en Bachillerato, 595 en Grado medio, 257 en Grado Superior y 218 en FP Básica.

Adscripción de centros

Por otro lado, Javier Imbroda ha avanzado que, en paralelo a la tramitación de la nueva norma, la Consejería está trabajando en la adscripción entre centros sostenidos con fondos públicos, medida que está incluida en el Decreto de Escolarización.

Esta iniciativa permitirá que un alumno que estudia la ESO en un centro concertado tenga adscrito un centro de Bachillerato público. Hasta ahora, tenía su plaza garantizada, pero no en un centro en concreto y, por tanto, podía no estar cerca de su domicilio.

Asimismo, esta medida -ha destacado el consejero- beneficiará por un lado al alumnado que estudia en un centro concertado que, al tener su adscripción, sabrá con antelación dónde va a continuar sus estudios de Bachillerato y, por otro, la escuela pública «porque muchos centros concertados se van a adscribir en Bachillerato a centros públicos, lo que redundará en un aumento de unidades en esos centros públicos, que recibirán al nuevo alumnado que les empezará a llegar por adscripción».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Nombre