Inicio andalucía Puertos.- Turismo.- Málaga retoma este martes los cruceros con un buque con...

Puertos.- Turismo.- Málaga retoma este martes los cruceros con un buque con pasaje alemán y excursiones burbuja

0

El Mein Schiff 2 de TUI Cruises recala a las 06.00 horas y sus pasajeros conocerán Ronda, Málaga, Marbella, Mijas o el Caminito

MÁLAGA, 15 (EUROPA PRESS)

El puerto de Málaga vuelve a recibir este martes, 15 de junio, un crucero con pasajeros a bordo. Será 15 meses después de la llegada del último buque con viajeros a bordo, el Marella Dream, cuyos pasajeros fueron directamente al aeropuerto de la capital en autobús tras bajar del barco, con base en las instalaciones malagueñas, debido a la cancelación de su ruta por el estado de alarma derivado de la pandemia de la COVID.

La llegada del crucero Mein Schiff 2, de TUI Cruises, es un acontecimiento para la ciudad por lo que significa el recuperar un segmento turístico de importancia para el destino malagueño. El barco arriba procedente de Gran Canaria a las 06,00 horas, dos horas antes de lo previsto inicialmente, y partirá a las 19,00 horas hacia Mallorca, según las previsiones actuales; siendo el de Málaga el primer puerto peninsular en recibir un crucero desde la irrupción de la pandemia de la COVID-19 y las derivadas restricciones de movilidad.

La previsión es que lleguen 1.275 pasajeros de origen alemán que disfrutarán de excursiones, principalmente por la provincia, pero en grupos burbuja. Así, según han indicado a Europa Press fuentes portuarias, estos viajeros podrán ir por las localidades malagueñas de Ronda, Mijas o Marbella; Málaga capital o el Caminito del Rey.

La naviera TUI desarrolla una experiencia de crucero burbuja, en la que traslada a sus pasajeros en sus propios aviones, y permite únicamente esas excursiones organizadas por la propia compañía, lo que garantiza que se respeten las medidas de seguridad anti-COVID en todo momento.

La tripulación de los barcos debe contar con prueba PCR negativa de forma previa al embarque, además de realizar un periodo de aislamiento preventivo. Los cruceristas, por su parte, también deben tener esta prueba negativa para poder embarcar. Una vez en el barco, se les ofrece una charla sobre las medidas de prevención y se les informa sobre los protocolos que deben cumplir a bordo.

El aforo, además, está reducido al 60-70 por ciento de la capacidad total de los barcos, reservando de esta forma varios camarotes para la puesta en marcha de aislamientos preventivos en caso de que fueran necesarios, bien por un contagio, bien por un contacto directo con un contagiado.

Además, el servicio de buffet está inactivo. De esta forma, las comidas se sirven directamente en mesa y todos los cruceristas cuentan con una póliza de seguro médico que garantiza la hospitalización en escala gracias al concierto con los hospitales de las ciudades en las que se realiza la misma, así como alojamiento incluido en caso de ser preciso realizar un aislamiento preventivo.

Igualmente, los barcos tienen laboratorios habilitados que permitirán realizar pruebas a los miembros de la tripulación, así como pruebas aleatorias a los propios cruceristas.