Inicio andalucía Adelante pide a la Diputación que estudie poner en marcha un servicio...

Adelante pide a la Diputación que estudie poner en marcha un servicio de salud mental para atender a ciudadanía

0

Solicitan la creación de una mesa específica sobre la materia y que se elaboren un Plan Provincial de Salud

MÁLAGA, 20 (EUROPA PRESS)

Organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y profesionales de salud mental llevan décadas advirtiendo de que los problemas mentales será “la gran epidemia del siglo XXI para los países desarrollados”, algo que la COVID-19 también ha acentuado. Por ello, el grupo de Adelante en la Diputación de Málaga solicitará al equipo de gobierno medidas para paliar esta situación, entre ellas que estudie poner en marcha un servicio telefónico y presencial de salud mental para atender a la ciudadanía que lo precise.

El mismo, según la moción de Adelante, consultada por Europa Press, debería estar atendido por psicólogos y psicólogas expertas en trauma, duelo y situaciones de crisis, paliando así la carencia asistencial en esta materia.

También solicitan las diputadas provinciales de IU y Podemos, Teresa Sánchez y Maribel González, que el equipo de gobierno provincial “avance en la elaboración de un Plan Provincial de Salud, al objeto de poder contar con un adecuado instrumento organizativo que promueva la salud general, y por ende la salud mental, de los malagueños y las malagueñas”.

Otra de las propuestas es que la Diputación impulse la creación de una Mesa de Salud Mental donde participen las administraciones, las organizaciones del tercer sector que trabajan con este colectivo, las asociaciones de personas enfermas y/o familiares de salud mental, los colegios profesionales de medicina, de farmacia, de trabajo social, de educación social, de psicología, y las personas expertas del ámbito universitario y la sociedad civil que se quieran sumar. En definitiva, precisa, sería el espacio de trabajo donde se elabore un Plan Provincial de Salud Mental.

Una de cada cuatro personas padece o padecerá alguna enfermedad o trastorno mental a lo largo de su vida, y se estima que cinco de las diez enfermedades que causan más discapacidad tienen relación con los trastornos mentales. Sobre las causas de este aumento, además de las genético-biológicas, abundan estudios académicos que proponen explicaciones, todas relacionadas con los modelos relacionales, laborales, de consumo, con los hábitos de vida, consumo de sustancias adictivas, etcétera, de las sociedades desarrolladas.

En España, de media, cinco de cada 100 personas están diagnosticadas de depresión, el mismo dato que personas con trastornos de ansiedad. Sin embargo, en la moción Adelante inciden en que estas cifras “no son un reflejo exacto de la realidad, ya que no todas las personas que necesitan tratamiento por ansiedad o depresión lo reciben o llegan, siquiera, a ser diagnosticadas”; de ahí que la salud mental constituya “un gran desafío para nuestro país”.

EFECTOS DE LA PANDEMIA

A todo ello, recalcan, se añaden los “enormes efectos sobre la salud mental” que ha supuesto la pandemia y sus consecuencias tanto a corto como a medio plazo, considerando desde la confluencia de izquierdas que “nos enfrentamos a un gran problema de salud pública”.

“El impacto de la pandemia en la salud mental de las personas es preocupante. El aislamiento social, el miedo al contagio, la pérdida de miembros de la familia sin ni siquiera haber podido acompañarlos y despedirlos, se ven agravados en numerosos casos por la angustia causada por la pérdida de ingresos y, a menudo, pérdida del empleo. Los informes ya indican un aumento exponencial de los síntomas de depresión y ansiedad”, sostiene Adelante, que alude a los grupos específicos con más riesgos, como sanitarios de primera línea, adolescentes, mujeres o personas mayores.

En la moción, lamentan que España “ha invertido poco” en atención a la salud mental con respecto a otros países, por lo que arrastra déficits. La creciente demanda de los últimos años, disparada en el último año a consecuencia de la pandemia, con un incremento de un 30 por ciento en la solicitud de ayuda profesional, “ha colapsado aún más el sistema público de salud mental”.

La demora para una consulta se retrasa hasta los 47 días, según datos de la Sociedad de Especialistas en Psicología Clínica del Sistema Sanitario Público de Andalucía (SEPCA), y hay unos 1.080 pacientes que llevan esperando más de 70 días”. Además, advierten desde Adelante que la falta de recursos lleva a una hipermedicalización.

Por todo ello, insisten Sánchez y González en que “como administración local y supramunicipal se deben exigir recursos de salud mental “suficientes y adecuados a otras administraciones, además de proveer de recursos municipales de salud mental”.

Desde la Diputación se tiene, a su juicio, que “prevenir y promover la salud mental desde un modelo comunitario, potenciando los factores que reducen la vulnerabilidad, y adoptando medidas multisectoriales que promocionen una mejor calidad de vida de la población que se traduzca en un óptimo estado de salud mental”.

La moción insta también al Ministerio de Sanidad a impulsar la actualización de la Estrategia Nacional de Salud Mental con recursos suficientes; y a la Junta de Andalucía a que aumente el presupuesto en esta materia los próximos años, además de que ponga en marcha un Plan de Choque en Salud Mental para atender emergencias y el aumento de la demanda.

Asimismo solicita al Gobierno andaluz que dote a la sanidad pública de más dispositivos y recursos especializados de salud mental, con psicólogos en Atención Primaria, más plazas MIR de psiquiatras, más personal en este apartado sanitario, etcétera.