Inicio andalucía Alcaldes critican la baja actuación tras el incendio de Quesada con 720...

Alcaldes critican la baja actuación tras el incendio de Quesada con 720 hectáreas restauradas de 10.000 afectadas

0

JAÉN, 12 (EUROPA PRESS)

Los alcaldes de Quesada y Huesa, Manuel Vallejo, y Ángel Padilla, respectivamente, han criticado que casi seis años después del incendio de Quesada (Jaén) que arrasó 9.761 hectáreas, situadas fundamentalmente en sus términos municipales, sólo se haya intervenido en la recuperación de 720 hectáreas de monte público del total de superficie afectada por las llamas.

Así lo han indicado a Europa Press tras informar este domingo la Junta de Andalucía de que había destinado 376.000 euros para actuar sobre 184 hectáreas, que se suman a las primeras 536 hectáreas sobre las que ya se había actuado en un primer momento.

Asimismo, se ha indicado desde la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible tiene en licitación trabajos selvícolas en montes de Quesada y Huesa por valor de 259.639 euros, que irán destinados fundamentalmente a la creación de infraestructuras preventivas de extinción de incendios forestales domo son líneas y áreas cortafuegos.

El alcalde de Quesada, Manuel Vallejo, ha destacado que el incendio de 2015 es uno de los más graves que se han registrado en España desde que existen series históricas y el mayor registrado en la provincia de Jaén en el último siglo. Por eso ha defendido que todas las inversiones “vengan de la Administración que vengan son bienvenidas”, pero se precisa “un mayor esfuerzo”.

En este sentido, ha apuntado que el último proyecto presentado por la Junta para actuar con 376.000 euros en 184 hectáreas de montes de Huesa ha llevado un retraso de más de dos años y el próximo 5 de julio se van a cumplir seis años del incendio.

Sobre el terreno, Vallejo ha señalado que las zonas afectadas que se encuentran más al norte y que disponen de mayor grado de humedad “la naturaleza está haciendo sus deberes” y está regenerando bien, pero las partes orientadas al sur, “esas están perdidas”.

“Las inversiones que se están haciendo son pocas, tarde y desde luego hay que hacer un esfuerzo mayor”, ha subrayado Vallejo, al tiempo que ha abogado por “ir pensando en la vida del monte”, no solo en la caza, sino en la decena de pastores que precisan acceder a pastos para poder mantener su actividad.

Otro punto en el que ha hecho hincapié Vallejo es la necesidad de fomentar la investigación de las universidad sobre la magnitud de este incendio y sus características en una zona “altamente sensible”, que está actuando como dique de contención al avance de la desertificación que llega del levante almeriense y que continúa hacia el norte de la provincia de Granada. Precisamente este incendio se llevó por delante dos terceras partes de esta barrera natural que estaba ayudando a frenar la desertificación.

En este punto, ha indicado que el año pasado, y también por una tormenta eléctrica, se registró otro incendio en Quesada, con 157 hectáreas afectadas, y “todavía a día de hoy no se ha hecho nada”, a pesar de que “ya tenemos encima otro verano y el riesgo de incendios sigue estando ahí”.

Para el alcalde de Huesa, Ángel Padilla, se echa en falta una actuación “continua y sostenida en el tiempo” en lo que respecta a la recuperación de la zona afectada. “No se puede retrasar ni mermar la restauración en esta zona porque es vital para la recuperación del territorio”.

Ha añadido que el que se realicen trabajos también implica que “la población tenga un sustento laboral”, además de incidir en que los fondos públicos ya invertidos en trabajos de recuperación en la zona requieren una continuidad en el tiempo de las actuaciones para garantizar el fin al que han sido destinados y que no es otro que intentar devolver a su estado natural la zona afectada por el incendio, con todas las dificultades que ello conlleva.

En este aspecto, ha señalado que los trabajos ahora ejecutados por Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía ya estaban presentados públicamente desde enero 2018, pero han tardado tres años en ponerse en marcha.

ACTUACIONES REALIZADAS

Fue el 5 de julio de 2015 cuando una tormenta eléctrica ocasionó un incendio en el paraje conocido como la Cruz de los Muchachos y que logró sofocarse a las puertas del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas. Un total de 25 días fue lo que se tardó en darlo por oficialmente extinguido.

Desde entonces se han llevado a cabo dos intervenciones de emergencia en sendos rodales contiguos situados ambos en su parte central y occidental, en concreto en el paraje denominado Los Calderones, que incluyen casi a partes iguales terrenos de los montes públicos Dehesa del Guadiana y Bernales, pertenecientes a Quesada y a Huesa, respectivamente.

Estas intervenciones consistieron en la corta y en la retirada de los montes de los troncos de los pinos aniquilados y muertos en pie por causa del fuego para así favorecer la regeneración natural. A pesar de que se trataba de una madera de poco valor, una parte de la misma pudo ser aprovechada para reinvertir en estos montes los ingresos obtenidos en paliar parcialmente los efectos del incendio.

Además, se construyeron albarradas y faginadas en los cauces y en las zonas de pendiente mas elevada, como procedimiento para paliar a corto plazo una fuerte pérdida inicial del suelo por los efectos que la erosión hídrica causaría en un terreno de orografía muy escabrosa y súbitamente desprovisto de su cubierta forestal.

También se intervino en la red de caminos forestales de la zona mediante obras puntuales de drenaje y de protección, para permitir el acceso de los medios encargados de los trabajos de restauración y de gestión de esos montes.

En el segundo de los dos rodales, las actuaciones se realizaron entre octubre de 2015 y mayo de 2016, bajo la dirección del personal técnico de la Junta de Andalucía, pero esta vez por la Empresa Pública Tragsa mediante fondos de la Administración Central a través del entonces Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y por un importe total de 500.000 euros. A esta inversión se suma casi el millón de euros destinado por la Junta a estos trabajos.

Ahora, con los 376.000 nuevos euros destinados a la zona, desde la Junta de Andalucía se está actuando en adecuar y mejorar toda la red de caminos de montes públicos, un total de 4.720 metros en Quesada y Huesa, y en la corta de 255 metros cúbicos de árboles caídos.

Asimismo, se restauran 184 hectáreas del monte público Baldíos de Huesa, con reapertura de 7.740 metros de antiguos accesos al monte; corta y preparación de 24.000 pinos quemados; 631 albarradas para el control de la erosión con la madera quemada y saca de 2.400 estéreos de madera. Por último, se procederá al desbroce por triturado de restos de vegetación en 90 hectáreas.

En total la Junta de Andalucía y el Gobierno de España han destinado hasta el momento 1.871.686 euros, a los que se sumará por parte de la Junta otros 259.639 euros para tratamientos selvícolas preventivos contra nuevos incendios forestales en los montes de Quesada y Huesa.