Inicio andalucía Más de la mitad de los fumadores andaluces desean dejar el tabaco...

Más de la mitad de los fumadores andaluces desean dejar el tabaco y más del 43 por ciento lo ha intentado

0

GRANADA, 31 (EUROPA PRESS)

El 56 por ciento de las personas fumadoras en Andalucía desearían dejar de fumar y, de hecho, más del 43 por ciento de los fumadores mayores de 16 años ha intentado dejarlo en alguna ocasión, porcentaje que se eleva al 54,3 por ciento en los de más de 75 años, según los datos de la última Encuesta de Salud de Andalucía.

En total, según la citada encuesta, el 27,9 por ciento de la población andaluza mayor de 16 años consume tabaco a diario, así, el 31,4 por ciento de los hombres y el 24,6 por ciento de las mujeres fuman a diario. La edad media de inicio en personas con consumo (habitual o esporádico) de tabaco era de 19,5 años, prácticamente igual en hombres que en mujeres. Respecto a 2003, la edad media de inicio ha aumentado en unos dos años y medio.

Son datos que se han puesto de manifiesto con motivo del Día Mundial Sin Tabaco 2021 al que se suma la Consejería de Salud y Familias a través del Plan Integral de Tabaquismo de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica, que este año se celebra bajo el lema ‘Comprométete a dejarlo’, para animar a los fumadores a dejar este hábito.

Para conmemorar este día, el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha presidido el acto de entrega del diploma acreditativo a la Universidad de Granada como Espacio Libre de Humo, uniéndose a la Red Andaluza de Servicios Sanitarios y Espacios Libres de Humo. Junto a la institución académica granadina, se han sumado en diversos actos el resto de universidades públicas andaluzas.

En el acto de adhesión, junto con la rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, el consejero de Salud y Familias ha destacado “la importancia de que espacios como la universidad, donde se concentra gran mayoría de población juvenil, se sumen a esta iniciativa es vital para la lucha contra este mal hábito que, a día de hoy, supone la principal causa de muerte evitable en Andalucía”.

En 2015, la población fumadora consumía diariamente un promedio de 12,6 cigarrillos. El consumo medio diario de cigarrillos en los hombres es superior al de las mujeres (14 cigarrillos ellos, frente a casi 11 ellas). Desde el año 2003, se ha producido una continuada y significativa disminución del número medio de cigarrillos consumidos diariamente, tanto entre hombres como entre mujeres, que en total supone casi cinco cigarrillos diarios menos.

Con motivo de la celebración del Día Mundial Sin Tabaco, el director del Plan Integral de Tabaquismo de Andalucía, Marcos García Rueda, también recuerda que “el tabaquismo es una enfermedad crónica, recidivante y de carácter adictivo” y que “hoy en día disponemos de medidas para proteger la salud de las personas no fumadoras, así como para facilitar que las personas fumadoras que así lo desean, dejen de fumar”.

Para el responsable del plan, a pesar de esta realidad y de la información disponible en la actualidad sobre el perjuicio para la salud del tabaquismo y productos con aerosoles que llevan nicotina, continúan incrementándose nuevas formas de consumo de nicotina/tabaco como cigarrillos electrónicos o cachimbas, especialmente populares entre los más jóvenes.

En relación a la pandemia actual por covid-19, ha señalado que fumar “cualquier tipo de tabaco reduce la capacidad pulmonar, conlleva un mayor riesgo de sufrir afecciones pulmonares graves y puede aumentar la gravedad de las enfermedades respiratorias”. El tabaquismo deteriora la función pulmonar, lo que dificulta que el cuerpo luche contra los coronavirus y otras afecciones respiratorias.

Desde el programa Forma Joven, según ha informado la Junta en una nota, se trabaja para facilitar a los jóvenes y adolescentes andaluces información detallada sobre aquellos aspectos vinculados al tabaco y los riesgos que supone para la salud. En 2020, a pesar de las dificultades generadas por la pandemia, se han realizado 248 asesorías individuales y 227 actividades grupales desde el programa vinculadas al tabaco. A través de estas asesorías se ha alertado a esta población tanto de los peligros de su consumo como de los efectos positivos que supone no consumirlos.

Desde los centros del Sistema Sanitario Público de Andalucía se ofrece también consejo sanitario para dejar de fumar. La intervención básica es un instrumento de prevención y control del tabaquismo que reúne las características de ser firme, serio, breve y personalizado, y donde el profesional sanitario es el encargado de recomendar o aconsejar el abandono de este hábito y alentar y felicitar a quienes lo consiguen o bien a quienes no han tenido nunca este hábito no saludable.

Además de ello, durante 2020, se ha ofrecido intervención avanzada tanto individual como grupal a 65.850 personas fumadoras. En este tipo de intervenciones, un profesional sanitario apoya desde la consulta individual a las personas que desean dejar de fumar. El abordaje se puede realizar también en el ámbito grupal (intervención avanzada grupal). En ambos tipos de intervención se combinan tratamientos de apoyo psicológico y farmacológico (tratamiento multicomponente).

Por otro lado, desde la entrada en vigor de la normativa ante el tabaquismo en establecimientos en 2017, se han realizado en Andalucía controles donde se ha revisado el cumplimiento de la normativa. Concretamente, durante 2020, se han realizado 105.247 controles oficiales y se han visitado 58.645 establecimientos diferentes. En el 98 por ciento de los controles no se detectaron incumplimientos, aun así, estos controles generaron 114 propuestas de sanción.

A su vez, a lo largo de 2020, se han recibido 433 denuncias de ciudadanos por posibles incumplimientos a la ley, que han dado como resultado 290 expedientes iniciados y 102 expedientes resueltos con sanciones por una cuantía total de 148.340 euros. Durante el primer cuatrimestre del año 2021 (hasta 30 de abril) las Delegaciones Territoriales Salud y Familias han recibido 206 denuncias, iniciado 91 expedientes y resuelto 59 con sanción, que han supuesto una cuantía de 54.966 euros.

La crisis producida por la pandemia del virus covid-19 en 2020, y su repercusión en los centros residenciales de servicios sociales, especialmente en las residencias de personas mayores ha requerido el establecimiento de las medidas de control necesarias, y así, también se ha valorado el cumplimiento de la ley frente al tabaquismo en dichos centros, observándose un cumplimiento en el 98,43 por ciento de los casos. Asimismo, en todas las actuaciones el personal inspector ha asesorado a las personas responsables de la dirección de los centros de las responsabilidades en esta materia, así como de las medidas que han de adoptar para el cumplimiento de la normativa.