Inicio Andalucía El tercer acelerador lineal del Hospital Regional de Málaga tratará a más...

El tercer acelerador lineal del Hospital Regional de Málaga tratará a más de 500 pacientes al año

0

La nueva tecnología permitirá incrementar la precisión de los tratamientos a niveles milimétricos y mejorar el control de la enfermedad


El Hospital Regional de Málaga ha puesto en marcha el tercer acelerador donado por la Fundación Amancio Ortega tras la finalización de las obras de búnker y las pertinentes pruebas de aceptación. Está previsto que el nuevo acelerador lineal trate cada año a una media de 550 pacientes, sumándose así a otros dos que funcionan a pleno rendimiento y tratan cada día a una media de 50 pacientes con cáncer cada uno.

Ya concluidas la instalación, las pruebas de verificación y puesta en marcha del tercer acelerador, el centro sanitario cuenta con un total de tres equipos de alta gama para la realización de tratamientos de radioterapia para enfermedades oncológicas. Los dos equipos donados por la Fundación Amancio Ortega han sustituido a dos con los que ya contaba el centro y se suman a otro que data del año 2009.

Para la puesta en marcha del tercer acelerador lineal ha sido necesario realizar las obras de adaptación del búnker, que comenzaron el pasado mes de noviembre y que han supuesto un coste de 190.000 euros. Una vez terminó la ejecución de la infraestructura, fue necesario instalar el nuevo equipamiento y realizar las pruebas pertinentes para evaluar que el funcionamiento es el correcto y que los sistemas de radiación emiten de forma segura. Estas verificaciones, fundamentales para el uso del acelerador lineal, las ha llevado a cabo la Unidad de Radiofísica Hospitalaria, que vela por la seguridad de los haces de irradiación emitidos.

La responsable de esta unidad, Coral Bodineau, señala que, al igual que se hizo el año pasado con el segundo acelerador, «ha sido necesario realizar las pruebas de aceptación del equipo y de los sistemas de imagen y control para garantizar los parámetros, prestaciones y seguridades».

Para ello, se han verificado los niveles de radiación con el objetivo de garantizar la seguridad radiológica de la instalación. El Consejo de Seguridad Nuclear ha realizado una inspección preceptiva previa a su utilización con tratamientos, para lo que ha concedido su autorización. Para la modificación de la instalación radiactiva, adaptación y nueva instalación del acelerador, una vez desmontado el anterior, se solicitó la autorización a la Dirección General de la Energía, que obtuvo un informe favorable del Consejo de Seguridad Nuclear gracias a la Memoria con el proyecto y el Estudio de Seguridad realizado por la unidad de Radiofísica Hospitalaria.

Las horas de trabajo para las verificaciones han superado las 550, ya que se han llevado a cabo medidas de todos los haces de radiación del equipo para caracterizarlos, así como de los dispositivos de conformación de los haces y de los sistemas de imagen y de control, así como de los sistemas de planificación y de cálculo de distribución de dosis.

Mayor precisión

El jefe de Servicio de Oncología Radioterápica, Ismael Herruzo, asegura que estos nuevos equipos «permitirán también aumentar la precisión de los tratamientos a niveles milimétricos, mejorar el control de la enfermedad, la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes, con disminución de la posibilidad de desarrollo de efectos sobre los tejidos vecinos al tumor, intrínsecos al propio tratamiento».

Así, Herruzo destaca que con los nuevos equipos se van a poder realizar técnicas de intensidad modulada de dosis volumétrica (VMAT-IMRT) con radioterapia guiada por imagen (IGRT) que permite controlar la posición del tumor durante la irradiación mediante equipos de imagen guiada, con los máximos niveles de exactitud y precisión.

«La radiocirugía estereotaxica corporal (SBRT) nos permitirá hacer tratamientos con técnicas de radiocirugía extendidas a todo el cuerpo, mediante radioterapia, lo que equivale a resecar con cirugía el tumor primario en cáncer de pulmón o las metástasis hepáticas, óseas, cerebrales, pulmonares o ganglionares, entre otras», señala el experto.

La radioterapia es un pilar fundamental en el tratamiento del cáncer. A lo largo de su evolución, seis de cada diez pacientes oncológicos se van a beneficiar de este tratamiento, interviniendo el tratamiento radioterápico directamente en la curación del paciente como tratamiento exclusivo en el 22% de los pacientes y junto a cirugía en el 40% de los mismos. Además, gracias al avance en la precisión y disminución de efectos secundarios con escalada de dosis, los expertos pueden conservar el órgano en muchos casos de cáncer como la mama, recto, laringe, próstata, etc.

«La evolución tecnológica actual permite disponer de un conjunto de técnicas y procedimientos de alta precisión capaces de proporcionar mejor control local del tumor, menor toxicidad y mayor supervivencia en muchas situaciones clínicas», agrega Herruzo.

Con la puesta en marcha de este acelerador, el Hospital Regional de Málaga es el primero en completar la instalación de los equipamientos procedentes del convenio con la Fundación Amancio Ortega. En el caso de este hospital han supuesto la incorporación de una red centralizada de radioterapia, instalada en 2017, un sistema de planificación centralizado que permitirá realizar las más modernas técnicas de radioterapia, y dos aceleradores lineales para tratamiento, con una inversión total de 3,3 millones de euros. Han venido acompañadas por las obras de adecuación de la instalación y compra de equipamiento específico de dosimetría financiados por el Servicio Andaluz de Salud superando los 500.000 euros de inversión.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Nombre