Inicio Noticias de Andalucía Málaga El golf se posiciona en Andalucía como actividad clave para la recuperación...

El golf se posiciona en Andalucía como actividad clave para la recuperación económica

0

Los turistas del golf gastan 2.068 millones de euros al año, lo que repercute además en otros sectores como el inmobiliario

MARBELLA (MÁLAGA), 27 (EUROPA PRESS)

Con la generación de más de 52.000 puestos de trabajo, el golf se consolida en Andalucía como actividad clave para la recuperación económica, teniendo en cuenta que la comunidad autónoma es la que lidera la clasificación de ingresos por el turismo que trae este deporte. Este liderazgo viene dado en su mayoria por la capacidad de importación de capital extranjero que supone esta industria.

Etas son las principales conclusiones del estudio independiente sobre el impacto económico del turismo del golf, realizado por el IE con la colaboración de la Asociación Española de Campos de Golf (AECG) y la Real Federación Española de Golf (RFEG), que se ha presentado este viernes en el Real Club de Golf de Guadalmina, en Marbella (Málaga).

El encuentro ha contado con la participación en streaming, entre otros, del vicepresidente y consejero de Turismo de la Junta de Andalucía, Juan Marín, y el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara.

Según los datos del estudio, Andalucía es la comunidad de España con mayor número de campos de golf, que facturan un 27,9 por ciento del total nacional (216,79 millones de euros). El informe también revela que el impacto económico global del golf andaluz y el turismo de golf en Andalucía es mucho mayor que la riqueza que generan directamente los propios campos: un total de 5.426 millones de euros, lo que corresponde al 42,5 por ciento de lo que genera el conjunto del país.

Más allá de su papel como catalizador económico, el golf andaluz también es un importante generador de empleo, pues genera más de 52.000 puestos de trabajo anuales. De ellos, los producidos directamente por los campos de golf alcanzan los 4.452, mientras que los que corresponden al turismo de golf, se elevan a los 47.646 empleos, directos, indirectos e inducidos.

De ahí que se considere una industria que puede resultar fundamental para ayudar a la recuperación de la economía tras la pandemia del COVID-19. A esto, se suma su capacidad como importador de capitales del extranjero, tanto para la actividad turística como para la inversión en segundas residencias; junto con la gran distribución de los ingresos del turismo entre numerosas empresas, pymes y autónomos.

Para que el golf sirva de planca de la recuperación económica, el estudio apuesta porque disponga de herramientas adecuadas comunes al resto del sector turístico, aludiendo a la aplicación del tipo reducido del IVA para así mantener la competitividad y posición de liderazgo del destino de golf andaluz en Europa.

En esta idea ha incidido la presidenta de AECG, Claudia Hernández durante la presentación del informe, señalando la generación de riqueza del golf «no sólo en sus instalaciones, sino en otros subsectores, desestacionalizando la temporada turística y generando empleo fijo y de calidad».

En esta línea, ha destacado la diferencia entre los ingresos de los campos de golf y los gastos totales del turista de golf realizados en su destino, siendo éstos de 2.068 millones de euros anuales, ha dicho.

Por su parte, el profesor del IE que lideró la investigación, Juan Santaló, ha explicado, en su intervención por vía telemática, que para entender los ingresos totales del turismo de golf hay que tener en cuenta el efecto dominó que la actividad en los campos de golf desencadena para la economía global y el empleo en Andalucía.

«La actividad de los campos de golf genera un efecto económico que va más allá de la facturación directa de los propios campos de golf y del gasto del turista». Hablamos de un efecto indirecto que generan las empresas proveedoreas de la actividad, cuya demanda genera una adicional a otras empresas, y todo ello, dentro de «un proceso multiplicador de la actividad económica».

El estudio también ofrece otros datos clave sobre el impacto económico del golf para la economía andaluza. En este sentido, los turistas del golf gastan en Andalucía 2.068 millones de euros al año; y de ese gasto, nueve de cada diez euros benefician a otros proveedores.

Del mismo modo, el golf incrementa la calidad del empleo, puesto que el 95 por ciento de los contratos en los campos de golf son indefinidos y el 94 por ciento a jornada completa. Por otro lado, atrae inversión internacional en segundas residencias, alcanzando un valor total de 15.000 millones de euros.

Por ello, el presidente de la RFEG, Gonzaga Escauriaza, ha señalado, que es un activo vital defender, no sólo por sus razones deportivas, si no por el impacto económico, el empleo que genera y la salud que reporta. «Los últimos meses han sido duros para la práctica del golf en Andalucía», ha añadido, al tiempo que ha considerado que los resultados de este estudio «enfatizan la importancia que tiene que las administraciones públicas sigan apostando por un deporte que crea un ecosistema económico que trae tantos beneficios para la economía y la sociedad andaluza».