Inicio Andalucía El Gobierno reclama un pacto andaluz que aúne esfuerzos contra la violencia...

El Gobierno reclama un pacto andaluz que aúne esfuerzos contra la violencia de género

0

El Ejecutivo autonómico llama a la ciudadanía a la acción en una declaración institucional aprobada con motivo del 25N


El Consejo de Gobierno ha aprobado la declaración institucional del 25N (Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer), que contempla un gran pacto andaluz que aúne los esfuerzos para hacer frente a la máxima expresión de la desigualdad de género, que es la violencia machista. Un gran acuerdo que siga las indicaciones marcadas por la Ley 13/2007, de 26 de noviembre, de medidas de prevención y protección integral contra la violencia de género y su modificación con la Ley 7/2018, de 30 de julio.

Asimismo, el texto hace una llamada a la acción a la ciudadanía para acabar con la violencia de género. Ante la necesidad de una respuesta unitaria de los ciudadanos y ciudadanas, instituciones y gobiernos, se propone romper con el silencio cómplice para dejar de ser parte del problema y comenzar a ser parte de la solución.

En lo que va de año, 52 mujeres (12 de ellas en Andalucía) y tres menores han sido asesinados en España víctimas de la violencia machista. Sin embargo, según se expresa en el documento, la mejor ayuda que puede recibir una víctima para escapar del infierno en el que está inmersa es encontrar la comprensión de su entorno y el respaldo de su comunidad en la denuncia de su situación.

Texto íntegro de la declaración institucional con motivo del 25N:

Conmemoramos hoy, 25 de noviembre, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer o Día Internacional de la No Violencia de género, una jornada de reivindicación de los derechos de las mujeres y de rechazo a todo tipo de violencia ejercida contra ellas. Desde que allá por 1981 el movimiento feminista latinoamericano comenzase a utilizar este día para recordar la memoria de las hermanas Mirabal, asesinadas en 1960, muchos han sido los pasos que hemos dado en la lucha contra la violencia machista, aunque aún nos quede un largo camino para lograr su erradicación absoluta. Es por ello que nos sumamos a la petición que el 17 de diciembre de 1999 realizó la ONU para que los gobiernos, organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales convocasen actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública sobre el problema de la violencia contra las mujeres.

Como sociedad debemos entender que la violencia contra las mujeres no es una cuestión privada o de pareja, sino que es un problema de todos y todas y como tal requiere de una respuesta conjunta. Necesitamos una respuesta unitaria de la ciudadanía, instituciones y gobiernos; necesitamos como sociedad democrática romper con el silencio cómplice, dejar de ser parte del problema y comenzar a ser parte de la solución.

Como primer paso para lograr la mayor implicación posible de la sociedad en la erradicación de la violencia machista, queremos hacer un llamamiento a todos los partidos políticos de Andalucía para que, siguiendo el espíritu y la filosofía de aquello que nos unió para luchar e impulsar el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, creemos un gran Pacto Andaluz contra la Violencia hacia las Mujeres. Un gran acuerdo que siga las indicaciones marcadas por nuestra propia Ley 13/2007, de 26 de noviembre, de medidas de prevención y protección integral contra la violencia de género y su modificación con la Ley 7/2018, de 30 de julio.

Un gran pacto que aúne nuestros esfuerzos para hacer frente a la máxima expresión de la desigualdad de género, que es la violencia machista. El deber de ejemplaridad que tenemos los representantes públicos requiere de nuestro acuerdo y nuestro esfuerzo para articular todas las medidas legales a nuestro alcance que sirvan para poner coto a la violencia machista.

Las ciudadanas y ciudadanos, y sobre todo las víctimas de violencia de género, nos reclaman un discurso común en el que no haya cabida a la más mínima fisura en la lucha contra la violencia machista.

La lucha contra la violencia de género requiere de unidad política, pero también entre la ciudadanía. Por eso es prioritario cambiar la percepción de la sociedad sobre la violencia machista e impulsar nuevas formas de actuación para conseguir una sociedad más activa, que denuncie las desigualdades y que sea comprometida con la defensa de los Derechos Humanos. Porque la violencia de género es un claro ataque al principal derecho de cualquier ser humano, el derecho a vivir, a ser libre, a desarrollar un proyecto vital sin presiones, sin amenazas y sin cortapisas.

El asesinato de una mujer víctima de la violencia machista es execrable e injustificable. Por eso y aunque hayamos avanzado mucho en los últimos años, la sociedad debe romper su silencio con la violencia de género. Es fundamental la implicación de todos y todas en la lucha contra la violencia machista. La mejor ayuda que puede recibir una víctima para escapar del infierno en el que está inmersa es encontrar la comprensión de su entorno y el respaldo de su comunidad en la denuncia de su situación.

Y en esta lucha de unidad, de todos y todas, también es imprescindible contar con los hombres. Desde el Gobierno andaluz queremos fomentar y visibilizar las nuevas masculinidades, que dejen atrás el modelo hegemónico y tóxico que históricamente ha estado impuesto. Son masculinidades igualitarias, que luchan por una equidad real y efectiva, que producen transformación social en su entorno y que, además, se dan la mano con el movimiento feminista.

Y, por supuesto, hoy queremos dirigirnos a las mujeres, especialmente a las mujeres víctimas de violencia de género, para recordarles que el Gobierno andaluz va a estar siempre a su lado. No solo aportando todos los medios y recursos a su alcance, sino también trabajando desde la prevención y educación con el objetivo de alcanzar una sociedad igualitaria en la que la violencia de género no tenga cabida.

La educación de nuestros niños y jóvenes en los valores del respeto y la tolerancia es un deber moral que debemos abordar sin dilación si queremos alcanzar una sociedad sin violencia. Si nuestras hijas e hijos no son conscientes desde su más tierna infancia de que no existe ninguna diferencia entre hombres y mujeres no lograremos el objetivo de erradicar esta lacra. Es por ello que debemos impulsar la coeducación desde los primeros estadíos formativos, utilizando todos los medios a nuestro alcance para evitar que germine en el imaginario de los más pequeños ningún atisbo de la más mínima diferencia entre niñas y niños.

No cejaremos en el empeño de lograr que las mujeres que han sido víctimas de la violencia de género y han salido adelante puedan rehacer sus vidas tras las dificultades y padecimientos sufridos. Porque es nuestra responsabilidad mostrarles a las víctimas de violencia machista que la vida siempre da otra oportunidad y que es posible volver a sonreír. Debemos trabajar con las asociaciones y colectivos para mostrar todas las alternativas de futuro que se abren ante las víctimas. Hemos de desterrar la más mínima duda de que de la violencia de género no se sale. Son muchos los ejemplos que conocemos de mujeres que han rehecho sus vidas y debemos comprometernos a difundir sus experiencias como caminos a seguir.

Especialmente importante es redoblar los esfuerzos en este sentido en el ámbito rural. Las mujeres de las localidades pequeñas padecen con especial virulencia las consecuencias de la violencia de género por aspectos sociales, demográficos e históricos. Debemos articular todas las medidas necesarias para que las mujeres de los ámbitos rurales tengan a su alcance las mejores vías de información, asesoramiento y acogida ante posibles abusos y agresiones.

Desde la contabilización de estadísticas de homicidios de mujeres por violencia de género en 2003, Andalucía acumula 205 mujeres y seis menores asesinados. En España, el número de mujeres asesinadas asciende a 1.027 en los últimos 16 años. Nos alarma el repunte de asesinatos registrado este año y el incremento registrado en la violencia sexual entre los jóvenes y adolescentes, sobre el que ya ha levantado la voz la propia Fiscalía General del Estado.

Debemos ser firmes y tomar medidas para que la violencia ejercida a través de las redes sociales y nuevas tecnologías, campo especialmente sensible entre nuestros jóvenes, sea frenada. Ante esta triste realidad debemos mostrar nuestra más contundente repulsa, rechazo y compromiso para poner todos los medios a nuestro alcance para acabar con esta ignominia.

Desde Andalucía vamos a seguir liderando las políticas públicas en materia de igualdad y de violencia de género, con un compromiso firme y con un claro mensaje:

Con la ayuda de todos y todas se puede salir de la violencia de género.

En igualdad, ni un paso atrás.

En violencia de género, ni un paso atrás.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Nombre