Inicio Andalucía El busto de Antonino Pío localizado en Málaga y dos obras de...

El busto de Antonino Pío localizado en Málaga y dos obras de Romero de Torres, protegidas como BIC

0
1602070751936CYP_antonino.jpg

Cultura inicia el procedimiento para declarar Bien de Interés Cultural el único retrato imperial romano relacionado con la ciudad de Malaca y dos lienzos del pintor cordobés


La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, a través de la Dirección General de Patrimonio Histórico y Documental, ha incoado el procedimiento para inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz (CGPHA) como Bien de Interés Cultural (BIC), en la tipología de Mueble, la escultura romana del busto de Antonino Pío, localizado en Málaga, y las obras ‘La consagración de la copla’ y ‘La rivalidad’, del pintor cordobés Julio Romero de Torres (1874-1930).

El busto de Antonino Pío es el único retrato imperial romano que se conoce relacionado con la ciudad de Malaca, la cual, hasta el momento, ha revelado pocos testimonios de esculturas romanas de este nivel, ya sea en su propio núcleo urbano o en su entorno más inmediato.

Esta escultura de bulto redondo en mármol blanco, de grano fino-medio y elementos cristalizados brillantes, fue hallada de manera casual hacia 1912 en la antigua finca de San Guillermo, en la popular barriada malagueña de Huelin, a unos tres kilómetros del casco histórico de Málaga. Por lo tanto, es una pieza de la que se conoce su procedencia exacta aunque no se tengan datos arqueológicos de primera mano de su contexto.

El busto de Antonino Pío presenta un buen estado de conservación, pese a tener algunas pérdidas en una parte del mismo, protegido por una coraza. Además, cuenta con algunos orificios, cuya función está aún por determinar, aunque podrían ser para añadir algunos elementos decorativos, posiblemente metálicos.

En cuanto a sus dimensiones, la pieza, que se corresponde a la época altoimperial romana (años 138-161 d. C.), presenta un tamaño de 51 centímetros de alto, 20,5 centímetros de ancho y 25 centímetros de fondo. Por otro lado, cabe señalar que esta escultura de Antonino Pío fue conocida a nivel científico en el año 1963, en el VIII Congreso Nacional de Arqueología, celebrado entre Sevilla y Málaga, por parte de una de las grandes figuras de la arqueología malagueña, Simeón Giménez-Reyna.

Este bien mueble es una de los ocho retratos de Antonino Pío con procedencia concreta que existen en España, donde se conservan 16 retratos del emperador. Por este motivo, resulta una excepcionalidad este retrato malagueño de un taller de la Bética y cuyo origen geográfico se puede conocer de forma fehaciente.

Las obras protegidas como BIC son muy representativas de la producción de Romero de Torres.

‘La rivalidad’ y ‘La consagración de la copla’

También entrarán a formar parte del Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz dos obras de Julio Romero de Torres, exponentes muy representativos de la producción del artista y que presentan valores culturales relevantes que los reconocen como parte integrante del patrimonio cultural de Andalucía. Así, ‘La consagración de la copla’ (1912) es la obra simbólica y alegórica más completa de Romero de Torres puesto que concentra en una sola imagen su sentimiento telúrico en torno a la esencia andaluza, mientras que ‘La rivalidad’ (H. 1925) constituye una de las últimas representaciones de desnudos del pintor.

‘La consagración de la copla’ (1912) fue el cuadro estelar de la Exposición Nacional de 1912 y una de las obras más completas del pintor cordobés. En primer plano se aprecian diecisiete personajes, entre los que se encuentran figuras reconocidas de la sociedad del momento como el torero Rafael González ‘Machaquito’, la actriz Adela Carboné o la cantante Pastora Imperio. Al fondo, se observa una procesión, caballistas, el río, el Puente Romano y, en el centro, la fachada de la iglesia cordobesa de Santa Marina de las Aguas Santas, además de dos esculturas homenaje a la tauromaquia de ‘Lagartijo’ y ‘El Guerra’.

Por su parte, el cuadro ‘La rivalidad’ (H 1925) representa el desnudo de dos mujeres que se disputan lo «masculino», simbolizado en el sombrero que aparece a los pies de ambas y que, siguiendo la tradición taurina, no presagia nada bueno al estar situado hacia arriba. En el fondo y entre tinieblas se aprecia la cordobesa iglesia de San Lorenzo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Nombre