Inicio Andalucía Economía incentivará investigaciones de rápida aplicación y un año de duración contra...

Economía incentivará investigaciones de rápida aplicación y un año de duración contra el Covid-19

0

Las ayudas, dotadas con 3 millones, están dirigidas a entidades públicas de I+D y tienen como finalidad lograr un diagnóstico más temprano y unos tratamientos más eficaces


Las ayudas por valor de 2,95 millones de euros de la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad destinadas a incentivar la investigación científica sobre el coronavirus SARS-COV-2 y la enfermedad Covid-19 financiarán proyectos de I+D de rápida aplicación y de un año de duración. De acuerdo con la orden de bases reguladora de la convocatoria publicada en el BOJA, las propuestas podrán recibir una cuantía máxima de 100.000 euros, que subvencionará el 100% del presupuesto aceptado. Estos incentivos, cofinanciados con Fondos FEDER, se incluyen en el Decreto-Ley 6/2020, de 30 de marzo, aprobado por la Junta de Andalucía en el que se recogen medidas extraordinarias y urgentes en los ámbitos económico y social por valor de 94 millones de euros frente a la actual crisis sanitaria.

El departamento que dirige Rogelio Velasco, dada la urgencia por avanzar en la investigación y por razones de interés público, ha agilizado al máximo todo el procedimiento para aprobar en el menor tiempo posible esta orden de bases reguladora, que es el requisito previo a cualquier lanzamiento de incentivos públicos. El siguiente paso será abrir la convocatoria de ayudas, que se prevé en los próximos días. De hecho, Andalucía es la primera comunidad en impulsar una línea propia de incentivos. La convocatoria se realizará en régimen de concurrencia no competitiva, por lo que no se establecerá comparación ni prelación entre los proyectos ni las solicitudes, tramitándose y resolviéndose de forma independiente.

Esta dotación de casi tres millones tiene como finalidad impulsar trabajos de I+D que logren un diagnóstico más temprano y unos tratamientos más eficaces que ayuden a minimizar los efectos de la pandemia, así como mejorar el conocimiento de la etiología y la epidemiología de la enfermedad y la respuesta de salud pública exigida.

Los incentivos apoyarán tanto la apertura de nuevas líneas de investigación para hacer frente al coronavirus como el impulso de aquellos trabajos desarrollados previamente en la comunidad que ahonden en aspectos relacionados con esta enfermedad.

Según se recoge en la orden de bases, la convocatoria está dirigida a agentes públicos del sistema andaluz del conocimiento, es decir, a universidades públicas y sus institutos universitarios de investigación, a organismos públicos de investigación y a organismos públicos y centros con personalidad jurídica propia dependientes o vinculados a la Junta o participados mayoritariamente por el sector público. Las empresas podrán participar en estas iniciativas en asociación con estos agentes.

Ocho líneas de trabajo

Los incentivos apoyarán líneas de I+D en ocho áreas de interés con las que se pretende cubrir todo el espectro de actuación frente al Covid-19. Así, se financiarán nuevos materiales y sistemas de detección precoz en la población asintomática; los estudios genómicos y epidemiológicos de la infección y de los mecanismos de transmisión; o la caracterización celular y molecular del virus SARS-COV-2 y de su ciclo vital. Igualmente, se dará cobertura a nuevas terapias de rápida implantación; a la respuesta inmune y a la patología y severidad de la infección (inmunoterapia); a técnicas de inteligencia artificial aplicadas al análisis y control de la enfermedad; así como a actuaciones, protocolos y sistemas de organización en gestión logística de emergencias; y las acciones sobre el impacto socio-económico de la enfermedad Covid-19.

Para favorecer la puesta en marcha de estos proyectos, la Consejería de Economía ha establecido como medida excepcional que el importe total de las subvenciones pueda abonarse anticipadamente, de manera que los equipos de investigación puedan disponer de forma inmediata de los medios necesarios para avanzar en su actividad científica.

Los trabajos se evaluarán por la Dirección de Evaluación y Acreditación (DEVA) de la Agencia Andaluza del Conocimiento (AAC), dependiente de la Consejería de Economía. Para ello, se creará en el seno de este órgano un Comité Científico-Técnico de Evaluación, que analizará con la máxima celeridad las memorias científico-técnicas de las solicitudes de acuerdo a criterios de excelencia científica y primando aquellos focalizados en cuestiones bien definidas y de respuesta a corto plazo.

Los criterios de valoración se ponderarán de la siguiente manera: la calidad de la memoria científico-técnica supondrá el 55%, la calidad del equipo de investigación, un 30%; la rápida aplicabilidad, un 10%; y la financiación obtenida por la persona investigadora principal, un 5%. Por su parte, en la Consejería de Economía se creará una Comisión de Seguimiento, que decidirá a partir del trabajo previo ya realizado por la DEVA, la financiación de cada uno de los proyectos.

Los gastos que se podrán financiar con estas ayudas son los costes salariales derivados de la contratación de personal técnico o con el grado necesario para la ejecución del proyecto, la adquisición del material fungible y del material inventariable o el equipamiento científico indispensable para la realización del trabajo. También las colaboraciones externas, la asistencia técnica, los gastos externos de consultoría y los de publicación y difusión de resultados.

Inicio de formulación de la Estrategia de I+D

Por otro lado, la Consejería de Economía trabaja ya en la Estrategia de I+D+I de Andalucía (EIDIA) para el periodo 2021-2027, cuyo inicio de formulación aprobó a mediados de marzo el Consejo de Gobierno. Este instrumento pondrá el foco en la investigación y las tecnologías biomédicas para atender y dar continuidad a partir del próximo año a la investigación sobre vacunas, diagnóstico y tratamiento contra el coronavirus.

La EIDIA sentará las bases de la política autonómica en materia de investigación e innovación para los próximos siete años, será elaborado por la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad y sustituirá al actual Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (PAIDI), que culmina su vigencia este ejercicio.

Esta nueva planificación tendrá como finalidad última conseguir para Andalucía los niveles más altos de eficiencia y competitividad en términos de investigación e innovación y así contribuir a un crecimiento inteligente, sostenible e integrador que logre una economía basada en el conocimiento. Con ese propósito, dicho instrumento estará enfocado a fomentar la excelencia científica como base futura de la competitividad, impulsar la internacionalización del sistema de I+D+i, facilitar un entorno innovador como apoyo al sector empresarial, así como contribuir a la reorientación del modelo productivo andaluz.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Nombre