Inicio andalucía Obispo de Córdoba dice que “la Iglesia necesita sacerdotes” en una sociedad...

Obispo de Córdoba dice que “la Iglesia necesita sacerdotes” en una sociedad donde “muchos” solo piensan en “disfrutar”

0

CÓRDOBA, 24 (EUROPA PRESS)

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha advertido que “la Iglesia necesita sacerdotes” y que esa es “una necesidad vital”, pues “sin sacerdotes no hay Eucaristía” y ésta, según ha recordado, “es el centro de la vida de la Iglesia”, y sin sacerdotes, según ha avisado, “tampoco tendríamos el perdón sacramental, que tanto necesitamos” para “alcanzar la paz del corazón”, pero, según ha reconocido, faltan vocaciones, sobre todo en Occidente, porque “muchos” solo piensan en “disfrutar”.

En este sentido y en su carta semanal, recogida por Europa Press, Demetrio Férnandez ha argumentado que “la Iglesia necesita muchas cosas para subsistir, para llevar adelante la obra evangelizadora en todas sus dimensiones”, y así “necesita recursos económicos, necesita personas en todos los estados de vida, necesita ardor misionero”, pero, sobre todo, necesita sacerdotes, ya que esta figura “pertenece a la estructura fundamental de la Iglesia”.

Esta necesidad de sacerdotes se debe, según ha señalado el obispo, a que “en todo el mundo occidental hay escasez de vocaciones, por muchas razones, pero sobre todo por la crisis de fe. La vida se entiende por parte de muchos como una oportunidad de disfrutar, como una carrera continua por alcanzar el placer a toda costa, no como un proyecto de amor de Dios y una colaboración en su obra redentora”.

“En este contexto, por tanto, cada vocación es como un milagro de Dios. En este año, nuestra Diócesis de Córdoba es regalada con 7+2 nuevos presbíteros, nueve nuevos sacerdotes para la Iglesia. Siete serán ordenados este sábado 26 de junio, en la fiesta de San Pelagio, y otros dos serán ordenados el 22 de octubre, en la fiesta de san Juan Pablo II”.

Para Demetrio Fernández, “es una alegría grande constatar que Dios sigue llamando, y hay jóvenes que al escuchar su voz han dicho que sí y se han puesto en camino de servir a Dios y a los hombres de nuestro tiempo en las cosas de Dios”, y como se les necesita, hay que cuidarlos, “primero, apreciando su vocación y la misión recibida para bien de todos en la Iglesia”.

En segundo lugar, hay que colaborar “con ellos en la tarea apostólica común a todos, porque todos, cada uno desde su estado de vida, ha de colaborar en la tarea de la evangelización, y tercero, acompañándolos en sus dificultades”. Por eso, según ha insistido el obispo, hay que querer y colaborar “con nuestros sacerdotes”, que “constituyen un regalo tan grande para la Iglesia y tan imprescindible, que no podemos permitirnos el lujo de perderlos”.