Inicio andalucía El proyecto europeo Cosmic reinventa la manera de producir catalizadores y nanomateriales

El proyecto europeo Cosmic reinventa la manera de producir catalizadores y nanomateriales

0

CÓRDOBA, 24 (EUROPA PRESS)

El proyecto europeo Cosmic ha evaluado el uso de microondas y ultrasonidos para evitar el uso de sustancias químicas contaminantes y obtener nuevos catalizadores a partir del pelo del cerdo y de catalizadores de automóviles.

Así lo ha indicado la Universidad de Córdoba (UCO) en una nota en la que ha señalado que Europa está buscando una ventaja competitiva frente a otros mercados mundiales para volver a relanzar su industria química y fortalecer su posición, y la conocida como química verde parece ser la solución. En ese contexto, el proyecto europeo Cosmic, desde el año 2018, ha buscado perfeccionar el uso de ultrasonidos y microondas para generar nuevos productos químicos y materiales más sostenibles, concretamente la UCO se ha centrado en catalizadores y nanomateriales.

Entre los resultados más destacados de Cosmic ha sido el obtenido por el equipo de la UCO que coordina el profesor Rafael Luque y que ha conseguido crear un nuevo catalizador utilizando microondas, sin generar residuos contaminantes, a partir del pelo de cerdo.

El vello de este animal se ha usado como un catalizador para descontaminar agua. La ventaja de los pelos de cerdo es que contienen azufre, que está presente en las proteínas. “Nuestra idea ha sido la de acoplar el azufre con diferentes metales para generar nanomateriales que pudieran emplearse en el proceso de descontaminación de aguas y catálisis medioambiental”, ha destacado Luque.

Concretamente, se utilizaron las muestras de cabello de un criadero de cerdos en Italia, dándole así valor a un residuo que hasta entonces no tenía ningún aprovechamiento. “Hicimos estudios de cuánta era la capacidad de descomposición de un kilo de pelos de cerdo y nos dimos cuenta de que podría llegar a limpiar miles de hectómetros cúbicos de agua”, ha añadido el profesor.

Según ha explicado, uno de los “principales éxitos del proyecto” ha sido la integración de la química, la física y la tecnología de procesos, lo que “podría establecer el liderazgo europeo en este campo”.

En este sentido, el equipo de investigación, también ha conseguido rescatar piezas de coches para usarlas como catalizadores, piezas de desecho en desguaces y que hasta el momento no tenían ningún uso. “Podíamos utilizar esos catalizadores de desecho de los coches después de la extracción de sus metales preciosos directamente en la investigación”, ha concluido Luque.

El proyecto, coordinado por la Universidad de Lovaina en Bélgica y con la participación del grupo FQM-383 de la Universidad de Córdoba, ha contado con múltiples colaboradores de Francia, Italia y Reino Unido, entre otros.