Inicio andalucía Andalucía cerró marzo con -0,4% de déficit y 305 millones de gasto...

Andalucía cerró marzo con -0,4% de déficit y 305 millones de gasto sociosanitario derivado de la pandemia

0

SEVILLA/MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

Andalucía cerró el pasado mes de marzo con un déficit de 652 millones de euros, equivalente al -0,40% de su Producto Interior Bruto (PIB), y un gasto sociosanitario derivado de la pandemia de Covid-19 de 305 millones de euros, el 0,19% del PIB.

Así se recoge en los datos que este lunes ha difundido el Ministerio de Hacienda correspondientes a ejecución presupuestaria, al déficit del Estado hasta el mes de abril, así como al déficit consolidado de la Administración Central, Comunidades Autónomas y Seguridad Social del mes de marzo en términos de contabilidad nacional.

De acuerdo a estos datos, consultados por Europa Press, el déficit de Andalucía en marzo de 2021 fue once centésimas superior al de la media de la Administración regional, cuyo déficit hasta esa fecha llegó hasta los 3.486 millones, lo que equivale al 0,29% del PIB, según ha detallado el Ministerio de Hacienda, que ha explicado que este resultado obedece a un incremento de los gastos del 4% frente a los ingresos, que crecen un 2,3%.

En comparación con marzo de 2020, el déficit de Andalucía casi se ha duplicado, ya que entonces era del 0,23% de PIB, y en cifras absolutas era de -341 millones de euros frente al de -652 millones contabilizado en el tercer mes de este año.

En marzo sólo Navarra registró entre las comunidades autónomas superávit en sus cuentas (+0,23%), y con un dato de déficit inferior al de Andalucía en porcentaje de PIB se situaron País Vasco (-0,02%), La Rioja (-0,06%), Asturias (-0,07%), Extremadura (-0,11%), Galicia (-0,12%), Cataluña (-0,15%), Aragón (-0,19%), Cantabria (-0,20%), Castilla y León (-0,22%), Comunidad de Madrid (-0,23%) y Baleares (-0,26%).

De acuerdo con la información transmitida por las comunidades autónomas, 1.889 millones corresponden hasta marzo a gasto socio- sanitario derivado de la Covid-19.

DÉFICIT DE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS

El déficit del conjunto de las administraciones públicas, excluida la ayuda financiera, se situó en 15.527 millones de euros hasta marzo, lo que supone sumar 4.747 millones a la cifra registrada un año antes, un 44% más, como consecuencia del impacto de la pandemia, por lo que escala al 1,28% del PIB, según los datos facilitados por el Ministerio de Hacienda.

No obstante, en lo que se refiere al déficit del Estado hasta el mes de abril, el dato se sitúa en el 1,40% del PIB y desciende un 15,1% respecto al mismo periodo del año anterior.

“Los datos de abril muestran un cambio de tendencia y por primera vez desde el inicio de la pandemia se registra un descenso del déficit del Estado comparado con el mismo periodo del año anterior”, ha explicado el Ministerio que dirige María Jesús Montero a través de un comunicado.

Según han apuntado, este comportamiento viene derivado de la recuperación de la actividad económica producto del avance de la campaña de vacunación en contraste con el confinamiento total existente en abril de 2020.

En cuanto al déficit público hasta marzo, el de la Administración Central se situó en 10.778 millones, el 0,89% del PIB, y el déficit del Estado en marzo, en términos de PIB, equivale al 0,87%, alcanzando la cifra de 10.496 millones.

Por su parte, los organismos de la Administración Central registraron a finales del mes de marzo un déficit de 282 millones, frente al déficit de 448 millones de marzo de 2020, lo que supone un descenso del 37,1% interanual.

En cuanto a los fondos de la Seguridad Social hasta marzo, registraron un déficit de 1.263 millones, lo que supone un 0,10% en términos de PIB, y una caída del 40,8% respecto al mismo periodo de 2020.

Este mejor comportamiento, explica Hacienda, es consecuencia de un incremento de los ingresos del 11% –destacando el buen comportamiento de las cotizaciones– frente al crecimiento de los gastos del 8,5%.

INCREMENTO DE LA RECAUDACIÓN DEL ESTADO

En lo referente a los datos del déficit del Estado hasta abril, registró un saldo negativo equivalente al 1,40% del PIB, frente al 1,77% registrado en el primer cuatrimestre de 2020.

Este resultado se debe a un incremento de los ingresos no financieros del 6,7%, frente al aumento más moderado de los gastos del 1,1%.

En concreto, los recursos no financieros ascendieron a 61.314 millones, creciendo los ingresos fiscales un 12% respecto a abril de 2020, hasta los 52.428 millones.

ALZAS DE DOS DÍGITOS EN IRPF Y SOCIEDADES

Los impuestos sobre la producción y las importaciones aumentaron un 3,9%, de los cuales los ingresos por IVA crecieron un 7%, mientras que los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio mejoraron un 29,1%, debido al IRPF, que creció un 22%, y al incremento del primer pago fraccionado del Impuesto sobre Sociedades, que se elevó un 55,4%.

Por su parte, los impuestos sobre el capital se dispararon un 112,5% respecto al mismo periodo del año anterior, y los ingresos de las cotizaciones sociales descienden ligeramente un 0,2%, manteniendo prácticamente los niveles del año anterior.

AUMENTO MODERADO DEL GASTO DEL 1,1%

De su lado, hasta abril, los gastos no financieros del Estado se situaron en 78.205 millones, cifra superior en un 1,1% a la registrada en 2020. Este aumento se debe fundamentalmente a las transferencias corrientes entre administraciones públicas, que ascendieron a finales de abril a 47.528 millones, un 4,7% más que en 2020 y, principalmente, a las destinadas a los Fondos de la Seguridad Social, que han pasado de 7.353 millones en 2020 a 10.033 millones a finales de abril de 2021.

El importe de los gastos del Estado relacionados con la pandemia ha sido de 2.404 millones, un 43,3% superiores a los de abril de 2020, de los que 2.214 millones fueron transferencias a las comunidades autónomas y 188 millones es el gasto en los consumos intermedios, parte del cual corresponde a las vacunas.